Más noticias

Arturo Guzmán, un apasionado de la pastelería

Desde los 16 años, el emprendedor demostró un gran talento para la pastelería. Hoy ha decidido iniciar su negocio con la “mente positiva”.

Arturo Guzmán hace sus entregas en el Bazar del Sábado y en centros comerciales de San Pedro Sula.
Arturo Guzmán hace sus entregas en el Bazar del Sábado y en centros comerciales de San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras.

La edad no es un límite cuando se trata de emprender. El joven pastelero Arturo Guzmán inició a los 16 años vendiendo productos de repostería a sus compañeros de clases durante la temporada de San Valentín. Guzmán asegura que su inspiración fue su madre quien vendía postres fríos por encargos.

Desde temprana edad, con una evidente habilidad para la repostería, Guzmán empezó a vender galletas decoradas en Navidad.

En el 2016 tuvo su primer encargo para vender una gran cantidad de cupcakes a sus compañeros en el Instituto Experimental La Salle en San Pedro Sula.

En el 2017 inició con éxito en el Bazar del Sábado, donde gracias al apoyo de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) formalizó su negocio.

Así nació Arturo’s Bakery HN, una empresa donde: “Nos encargamos de endulzar tu momento especial. Elaboramos con esmero deliciosos cupcakes, galletas, pasteles al gusto y necesidad de nuestros clientes”, según su página en Facebook.

Arturo dio un gran paso al abrir su negocio orientado al rubro de la pastelería y repostería, siempre apoyado por su madre Blenda Patricia Guzmán y su tía Irma Reyes, quien le ha enseñado a mejorar su técnica.

Lo más retador de este aprendizaje, asegura Arturo, es trabajar con el fondant debido a las temperaturas, ya que si está muy frío o caliente, “se pone pegajoso y es muy difícil de manejar”.

El joven pastelero quiere perfeccionar su arte, “aprender cosas nuevas y terminar mi carrera de Diseño Gráfico”, señala. Esos conocimientos le ayudarán “en el ámbito de los colores, cómo mejorar los diseños, el acabado en la pastelería”, explica.

En cuanto a la promoción, el joven señala que las redes sociales le permiten presentar la variedad de pasteles que ofrece para ocasiones especiales, como los cumpleaños y aniversarios. En sus publicaciones en las redes no pueden faltar los deliciosos cupcakes con diseños originales.

Con relación a las entregas de los pedidos, el joven empresario, quien ahora tiene 19 años, informa que las realiza en centros comerciales o en el Bazar del Sábado. En el futuro, planea abrir su propio local y expandir el negocio con un café restaurante.

Para Guzmán, la clave del éxito consiste en arriesgarse y tener la mente positiva, “si uno no se decide a tomar el riesgo, nunca sabremos si algo funcionará o no, es tener el instinto de riesgo”, explica.