Más noticias

Ven potencial en tramo de Tegucigalpa a Trujillo

Factores externos e internos han incidido en la economía hondureña, como el caso del cierre de más de 35 días en el Gobierno de los Estados Unidos

 Proyectos de carretera liderados por la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep).<br/>
Proyectos de carretera liderados por la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep).

Tegucigalpa, Honduras

Diferentes factores internos y externos incidirán en menor o mayor medida en el comportamiento de la economía nacional y en el flujo de las inversiones.

Según Jacqueline Foglia Sandoval, secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Inversiones (CNI), las inversiones hechas en infraestructura “ya están dando frutos”.

“La infraestructura o el acceso es uno de los factores principales para la inversión. Las carreteras, puertos o aeropuertos son de suma importancia”, agregó.

Entre ellas, destaca las inversiones en Puerto Cortés, que en los últimos cinco años ha experimentado reformas en la prestación de servicios.

De acuerdo con Foglia Sandoval, a pesar de que no han recibido buenas noticias en el proceso de licitación de Henecán, tanto como Castilla y Cortés, hay espacios de crecimiento y retorno de inversiones. En proyectos carreteros esperan que este año termine la carretera norte sur, que es la principal del país. Además, el tramo de Tegucigalpa a Trujillo es de gran potencial.

Asimismo, la funcionaria de CNI recordó de factores externos que de forma indirecta inciden en Honduras, como el brexit y el cierre temporal del Gobierno de Estados Unidos.

“En el caso de Estados Unidos nos preocupa que haya tenido un cierre de Gobierno, no por la política interna que solo les compete a ellos, sino por lo que llegó a afectar a la economía”, comentó.

Para el caso, los históricos 35 días de cierre alcanzaron a los empleados de los aeropuertos, que gran parte de ellos dejaron de trabajar, lo que ha hecho más lento el comercio interno.

Aunque el presidente Donald Trump anunció la apertura del Gobierno por tres semanas, los efectos se han visto en los puestos de trabajo y el comercio.

El paro en Estados Unidos aumentó hasta el 4% en enero, frente al 3.9% del mes anterior, lo que hace que el número total de desempleados alcance los 6.5 millones de personas, según ha informado la Oficina de Estadísticas Laborales estadounidense, que afirma que el cierre de Gobierno no tuvo un impacto “perceptible” en la contratación neta, pero contribuyó a la mayor tasa de desempleo.

Durante el primer mes del año se crearon 304,000 empleos. El Departamento de Trabajo de EEUU afirma que el cierre temporal del Gobierno Federal ha provocado que los despidos temporales se hayan incrementado en 175,000 personas.