Más noticias

Banco Central aumenta la Tasa de Política Monetaria a 5.75%

La inflación en 2018 de Honduras fue de 4.22%, y en 2017, de 4.73%.

Wilfredo Cerrato, presidente del BCH, durante la presentación del informe.
Wilfredo Cerrato, presidente del BCH, durante la presentación del informe.

Tegucigalpa, Honduras.

Honduras cerró 2018 con una inflación de 4.22%, muy por debajo de lo que creían expertos en el tema, informó ayer el presidente del Banco Central, Wilfredo Cerrato.

“La buena noticia es que cerramos el año con una inflación de 4.22%” y 2018 “fue un año extraordinario, con retos fuertes, con la inflación por debajo de lo que creían los expertos que íbamos a cerrar”, enfatizó Cerrato en una rueda de prensa.

Agregó que el alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles contribuyeron con el 25%de la inflación, la que en 2017 fue de 4.73%.

Según Cerrato, los pronósticos de mediano plazo indican que la trayectoria de la inflación, sin tomar medidas de política monetaria, se mantendría por encima del rango de tolerancia durante 2019 y 2020.

Por esa razón, explicó, al evaluar la situación económica y el balance de riesgos, el Banco Central de Honduras, como medida precautoria, decidió aumentar la Tasa de Política Monetaria (TPM), estableciéndola en 5.75% a partir del lunes 7 de enero de 2019.

Al respecto, en un comunicado el Banco Central señaló que las tasas de interés de las ventanillas de la institución “para la gestión de liquidez de corto plazo serían 0.50% para la facilidad permanente de inversión, 6.75% para la facilidad permanente de crédito y 7.50% para los reportos (acuerdos de recompra)”.

Sobre las reservas internacionales, el alto funcionario dijo que en 2018 han sido menores con respecto a 2017, aunque llegaron a representar el equivalente a 5.11 meses de importaciones de bienes y servicios.

Añadió que el comportamiento de las reservas internacionales tiene que ver mucho con políticas de Gobierno, monetarias y fiscales.

En 2013, las reservas internacionales del país cubrían 3.8 meses de importaciones, pero ese monto ha venido creciendo desde 2014, según las cifras del Banco Central.

Sobre la depreciación del lempira, la moneda hondureña, Cerrato indicó que los expertos creían que 2018 cerraría en 3.51 pero fue de 3.18, “mucho menor a la que fue en 2016, de 5.08, y menor a 2015, cuando fue de 3.98”.

En cuanto al crecimiento económico, aunque todavía no se tienen los registros oficiales de noviembre y diciembre, Cerrato expresó que a octubre “fue de 3.7 %, el más alto de Centroamérica”.

En materia de remesas familiares, que en 2018 enviaron los hondureños que viven en el exterior, en su mayoría en Estados Unidos, el presidente del Banco Central señaló que sumaron 4,894 millones de dólares, con un incremento que ronda el 10% con respecto a las de 2017.

Efraín Arribillaga, economista, señaló que “un aumento de la TPM parece una medida de contraer la oferta monetaria y restringir el otorgamiento de préstamos quizá debido a un exceso de demanda de consumo”.

Agregó que el aumento puede tener un efecto negativo en el crecimiento económico si no viene acompañada de otras medidas que estimulen la economía.