Más noticias

“El desafío es aumentar la productividad”: Matthew Rooney

El economista destaca la oportunidad del país para ingresar a la cadena de producción de automóviles.

Matthew Rooney, director del Programa de Crecimiento Económico del Instituto George W. Bush.
Matthew Rooney, director del Programa de Crecimiento Económico del Instituto George W. Bush.

San Pedro Sula, Honduras

Matthew Rooney conversó con LA PRENSA sobre algunos aspectos que se deben implementar para fortalecer el Central America Free Trade Agreement (Cafta) o Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica.

Además, hizo un análisis de cómo el país puede mejorar sus exportaciones y a hacia donde tienen que estar dirigidos los planes de inversión de la industria textil y sobre la oportunidad para entrar a la cadena de producción de automóviles.

¿Qué le faltó al Cafta cuando se implementó?

Desde antes del Tratado se hizo bastante por parte de los mismos centroamericanos en las reformas económicas que aceleraron las economías de la región. Con el Cafta se quería impulsar más que todo el desarrollo económico de la región, se hicieron reformas importantes, pero hay cosas pendientes como la elaboración de las zonas de libre comercio entre los países del Cafta, la integración de los mercados eléctricos y la agilización de los trámites en las fronteras.

¿Cómo ve el proceso que está teniendo Honduras, El Salvador y Guatemala con la Unión Aduanera?

Muy positivo, es algo muy importante, por cierto, yo creo en la idea de una unión aduanera en estos cinco países del istmo. Está en la agenda regional desde hace bastante tiempo, por lo tanto, la iniciativa de los tres países del triángulo norte es un resultado muy importante de los últimos años dentro de la Agenda de la Alianza para la Prosperidad.

¿Cómo un país como Honduras puede mejorar su balanza comercial con Estados Unidos?

Hay que montar las gradas del valor agregado, empezando por la industria textil, en temas como el empaque o en vestimentas más complicadas; pero creo que con las aperturas que precedieron a Cafta hay los principios de una industrialización en los países y hay oportunidades de notar estas gradas del valor agregado.

¿Qué importancia tiene, al momento de hacer una negociación, contar con productos de alta calidad?

Hay que estar listos con un producto de una calidad correcta mientras se abre el mercado. La gente debe estar lista a aprovechar las oportunidades y es un desafío.

¿Qué estrategias puede seguir el país para darles mayor valor agregado a las exportaciones?

Lo que vi yo hace algunos años cuando estuve en El Salvador fue una industria textil que intentaba hacer producción más complicada, con más despliegue de máquinas y más productividad de la mano de obra, creo que ese es el camino a seguir.

Creo que también hay oportunidades ahora en la parte de automóviles por los cambios que se hacen entre México y Estados Unidos ahora con la renegociación de la Nafta, porque los costos de producción de Centroamérica son más bajos que en México, por lo tanto habrá oportunidades para participar en la producción de la industria automotriz sobre todo por el aumento de los costos de producción en Asia y en China principalmente. Hay una oportunidad con la inversión y formación adecuada.

¿Cómo ha visto el desarrollo de la economía de Honduras en los últimos años?

Es positivo, pero al mismo tiempo los desafíos fundamentales todavía están: el nivel de educación, el nivel de formación de la mano de obra, la infraestructura, todas esas cosas que impiden un crecimiento importante de la productividad de la mano de obra.

El crecimiento macroeconómico es positivo, pero finalmente lo que se hace notar es el crecimiento en la productividad, por eso es importante invertir en la educación y la infraestructura.
Ese es el desafío, que es para todos porque tenemos el mismo problema en Estados Unidos; por lo tanto, pensar en cómo aumentar la productividad de la mano de obra es el desafío para el futuro.