Más noticias

Reforma energética incluye revisión del contrato de la EEH

El objetivo es un servicio de energía eléctrica confiable, eficaz y a precio competitivo Se prevé la entrada gradual de privados a mercado eléctrico

Sampedranos hacen fila afuera de la oficina de reclamos de la EEH en el barrio Guamilito.
Sampedranos hacen fila afuera de la oficina de reclamos de la EEH en el barrio Guamilito.

San Pedro Sula, Honduras

El acuerdo anunciado el miércoles por el Gobierno y sector privado hondureño para refundar el sector energético, delinea la estrategia a seguir para garantizar a la población un servicio de calidad.

Histórico acuerdo
El acuerdo anunciado el miércoles incluye al Gobierno, empresa privada, representada por el Cohep y sistema financiero.

La estrategia se apoya en ocho pilares, entre los que sobresale la revisión de los contratos con los proveedores, generadores de energía y con la Empresa Energía Honduras (EEH).

La EEH, de capital colombiano, inició operaciones el 19 de agosto de 2016 y fue seleccionada mediante licitación internacional a través de una alianza pública-privada con el Gobierno de Honduras.

Conforme al contrato, la EEH debe cumplir con las siguientes obligaciones: la operación y mantenimiento de la red de distribución, optimización de los procesos comerciales de la Enee, la reducción y control de pérdidas técnicas y no técnicas.

Los pilares de la reforma:

1. Reforma integral. Implica la aplicación completa y definitiva de la Ley General de la Industria Eléctrica aprobada en 2014, que entre otras cosas segmenta la estructura de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica en tres áreas de especialidad: generación, transmisión y distribución. Incluye también el fortalecimiento de la Cree como organismo regulador, y la apertura gradual del mercado energético a las empresas privadas.

2. Contratos a revisión. Se procederá a la revisión inmediata de todos los contratos con proveedores, lo cual incluye la urgente renegociación de los contratos con los generadores de energía y con la empresa Energía Honduras (EEH), también laa revisión de todos los contratos ya aprobados o pendientes de aprobación que no hayan entrado en operación, a fin de obtener los precios más competitivos.

3. Cobro de deudas. Se dispone elaborar planes de pago para recuperar hasta donde sea posible la cartera de cuentas en mora que acumula la Enee.

El Gobierno se compromete a predicar con el ejemplo y cancelar los montos adeudados por servicio eléctrico, así como a la instalación de medidores prepagos en todas sus dependencias.

4. Refinanciar las deudas de la Enee. Para aliviar la presión financiera de la estatal eléctrica, el plan incluye el refinanciamiento de las deudas contraídas por la Enee extendiendo los plazos y adecuando los pagos a la capacidad de la empresa.

5. Control de pérdidas. El proceso ya iniciado debe intensificarse para mantener las pérdidas de energía en niveles aceptables.

6. Calidad de servicio. Ha de mejorar y ampliar las redes de transmisión y distribución en zonas que todavía tienen problemas en el suministro.

7. Uso eficaz de la energía. Se fomentará el uso de equipos de bajo consumo eléctrico, a la vez que se capacitará a los consumidores en buenas prácticas para fomentar el ahorro de energía. Continuará el programa de sustitución de las lámparas tradicionales por lámparas led de bajo consumo en el alumbrado público.

8. Verificación de cumplimiento. Una comisión se encargará de verificar la puesta en práctica del plan.

Aspectos claves

1El precio de los combustibles El elevado costo de los combustibles resalta entre los factores que ejercen una enorme presión financiera sobre la Enee, a lo que se suman los viejos problemas estructurales y las situaciones coyunturales externas.

2Finanzas insostenibles De prolongarse la delicada situación financiera, se corre el riesgo de sufrir desequilibrios presupuestarios que afecten otras partidas, tales como las de Salud, Educación, Programas Sociales, Infraestructura Vial y Seguridad Ciudadana.

3Aumento de tarifas y bono de energía Desde el 1 de octubre se aplicó un ajuste a la tarifa que pagan los abonados de hasta 18% para el sector residencial y 12% para el sector comercial. Para mitigar el impacto de esta medida, el Gobierno dispuso del otorgamiento de un bono de energía para quienes consuman menos de 300 kilovatios hora por mes.