Más noticias

Crisis de Nicaragua paraliza comercios

Ferreterías, cafeterías y negocios no acataron el paro argumentando los trabajadores que debían generar ingresos

Calles desoladas el viernes pasado en Managua.
Calles desoladas el viernes pasado en Managua.

Managua, Nicaragua

Comercios, bancos y empresas privadas de Nicaragua acogieron el 7 de septiembre un paro convocado por la opositora Alianza Cívica para exigir al Gobierno de Daniel Ortega la excarcelación de cientos de detenidos en los últimos cuatro meses por participar en las protestas, con más de 320 muertos.

La mayoría de los 20,000 negocios del Mercado Oriental, mayor centro de compras de ese país, cerraron sus puertas, con pocas personas caminando o limpiando calles.

“El paro está excelente, así apoyamos a los muchachos que están presos, que están siendo torturados, que no tienen por qué estar en la cárcel solo por andar protestando”, comentó Geidy Áreas, una comerciante de 38 años.

Al menos 300 personas están siendo procesadas por su participación en las protestas contra el Gobierno, de los cuales 85 fueron acusados de “terrorismo”, denunció el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

El paro busca que el Gobierno cese la persecución de manifestantes y los secuestros, y que excarcele a los “presos políticos”, agregó la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que integran estudiantes, empresarios y diferentes grupos sociales.