Billetes de L 100 y L 500, los más usados

La pérdida del poder de compra de la moneda nacional ha obligado a los hondureños a preferir las denominaciones más altas para realizar sus transacciones cotidianas.

El billete como medio de pago en Honduras cada día es desplazado por las tarjetas de débito y de crédito.
El billete como medio de pago en Honduras cada día es desplazado por las tarjetas de débito y de crédito.

Tegucigalpa, Honduras

La pérdida del poder de compra de la moneda nacional, o sea el lempira, ha obligado a los hondureños a usar más los billetes de alta denominación para sus transacciones en efectivo.

A lo anterior se agrega el tema de la seguridad, ya que los billetes de 500 y 100 lempiras no requieren de mayor espacio en las billeteras, monederos o en las bolsas de las faldas y de los pantalones.

El saldo de los billetes en circulación alcanzó 37,252.6 millones de lempiras, de acuerdo con un informe del Banco Central de Honduras (BCH). En piezas de billetes significó 545,682,812.

No obstante, el 81% de la circulación monetaria del país corresponde a billetes de 500 lempiras (60,393,652 piezas) y que en valores nominales suman 30,196.8 millones de lempiras.

En billetes de 100 lempiras circulan 44,839,561 piezas por un valor de 4,483.9 millones de lempiras.

Los billetes de 500 y 100 representan la suma de 34,680.8 millones de lempiras, que representa el 93.1% de la circulación monetaria total del país, del que se excluyen las monedas.

En el período 2016-2017 el BCH, que es el responsable de la política monetaria del país, aumentó el número de billetes de 500 lempiras de 49,475,647 a 60,393,652, o sea 10,918,005 piezas más.

Eso representó aumentar los saldos de 24,737.8 a 30,196.8 millones de lempiras, equivalente a 5,459 millones de lempiras.

De acuerdo con expertos del Banco Central de Honduras consultados por D&N, el constante uso de los billetes de las denominaciones de 500 y 100 lempiras obliga a restituir las piezas dañadas.

Agrega que la vida útil de un billete es de dos años como máximo, pero con el mayor uso el deterioro es más rápido, estimándose en 18 meses.

En piezas de 500 lempiras se desmonetizaron 5,160,000, mientras que de a 100 se retiraron de circulación 9,240,000 billetes.

Los entrevistados apuntaron que ante el bajo poder adquisitivo del resto de billetes que emite el BCH hace que la población prefiera utilizar como medio de pago los de mayor valor. Agregaron que los billetes de baja denominación, o sea los 1, 2, 5, 10, 20 y 50 lempiras, son los que más demandan los negocios y comerciantes para ser usados como cambio de cualquier transacción en efectivo.

Los entrevistados manifestaron que el BCH ha aumentado la emisión de billetes de 500 y 100 lempiras por su mayor circulación

La Prensa