Banco Central proyecta un crecimiento entre 3.8 y 4.2%

El año pasado, el dinamismo en el PIB cerró al nivel más alto en diez años.

Wilfredo Cerrato, presidente del BCH, ayer en la presentación del programa.
Wilfredo Cerrato, presidente del BCH, ayer en la presentación del programa.

Tegucigalpa, Honduras.

El Directorio del Banco Central de Honduras (BCH) aprobó ayer el Programa Monetario 2018-2019, que incluye la evolución de las principales variables macroeconómicas nacionales e internacionales en 2017.

Adicional, las perspectivas económicas para el bienio mencionado, así como las medidas de política monetaria, cambiaria y crediticia a ser implementadas.

“Honduras seguirá creciendo arriba de las economías avanzadas y un poquito más que el promedio de la economía mundial”, manifestó ayer Wilfredo Cerrato, presidente del BCH.

En 2017 se continuó observando una mejora del déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, registrando un nivel histórico de 1.7% del producto interno bruto, explicado principalmente por el aumento de las exportaciones de bienes y la aceleración en los ingresos de divisas por remesas familiares.

En el contexto internacional, las perspectivas señalan que la economía mundial continuaría evolucionando positivamente en 2018 y 2019, influenciada por el fortalecimiento de la confianza de los agentes económicos, el mayor consumo de los hogares, de la inversión privada y el dinamismo de los flujos de comercio internacional.

No están previstas presiones inflacionarias adicionales a nivel mundial, pese a la recuperación prevista en los precios de petróleo y algunas materias primas.

Para Honduras

“Tuvieron que pasar tres años para pasar de 2.8% a 3.8% y en 2017, en un solo año, crecimos 1% más. Allí es donde podemos ver todos los resultados de las prácticas de Gobierno en un manejo disciplinado de la economía, en una coordinación entre la política fiscal y monetaria”, dijo Cerrato en la conferencia.

Adicional, para estos años se estima un crecimiento económico entre 3.8% y 4.2% y una acumulación de reservas internacionales netas que permita continuar alcanzando una cobertura superior a 4.5 meses de importación de bienes y servicios, que está por encima de rangos sugeridos por el Fondo Monetario.

La Prensa