¿Por qué las empresas superestrella sobresalen?

Las metas macroeconómicas podrían tener una baja debido a la crisis política. La caída de bonos soberanos también es analizada por Finanzas y su efecto en las metas del 2018.

La economía caminaba a cerrar el 2017 con un crecimiento del 4.5%,<br/>según el Banco Central.
La economía caminaba a cerrar el 2017 con un crecimiento del 4.5%,
según el Banco Central. /

Tegucigalpa, Honduras

En distintas industrias y países, una pequeña cantidad de empresas superestrella se adelantan a la competencia. Son más productivas, rentables e innovadoras, y pagan mejor. Pero, ¿por qué a esas empresas les va tan bien?

Hay una respuesta presente en todos y cada uno de los estudios: la tecnología de la información. En un nuevo artículo, James Bessen, de la Universidad de Boston, proporciona evidencias de ese vínculo, así como de su importancia.

Bessen comparó medidas de concentración de la industria del Censo de Estados Unidos con el porcentaje de trabajadores en una industria en funciones relacionadas con la TI. Las industrias con un alto porcentaje de trabajadores de TI vieron más concentración entre 2002 y 2007, incluso después de controlar la actividad de la gestión y la administración, así como otras variables diversas. En análisis distintos, vinculó la adopción de tecnología de la información con mejores resultados por empleado y mayores márgenes comerciales.

¿Por qué la TI conduce a una competencia en la que el ganador se lleva todo? La investigación de Bessen propone dos posibilidades. Podría ser porque “el desarrollo de programas comúnmente requiere incurrir en importantes costos fijos por adelantado”, lo cual quiere decir que las empresas que ya son bastante grandes son las que pueden costear la inversión. Las grandes empresas como Wal-Mart pueden distribuir esos costos entre una enorme cantidad de productos vendidos.

O tal vez las empresas que tienen éxito con la informática saben algo que sus competidores no. Quizá, como la economista de la OCDE Chiara Criscuolo escribió en 2015: “A algunas empresas ‘les cae el veinte’ con claridad y a otras no”. En su nuevo libro Capitalism Without Capital, Jonathan Haskel y Stian Westlake argumentan que son dos lados de la misma moneda. En el libro documentan que la inversión física (maquinaria, fábricas, equipo) ha decaído en lo que respecta a la inversión intangible (software, datos, capacitación a los empleados, gestión). También argumentan que las propiedades económicas de los bienes intangibles son las que conducen al surgimiento de empresas superestrella.

Los bienes intangibles suelen requerir una inversión considerable por adelantado, pero después son más fáciles de escalar. Además, los bienes intangibles se complementan entre sí. Por ejemplo, una investigación demostró que la TI es más efectiva cuando viene de la mano con una buena gestión. Sacarle el mayor provecho al software de análisis, por poner un ejemplo, también requiere procesos bien diseñados y buenos gerentes; ambos son más valiosos en conjunto de lo que serían por separado

(Walter Frick es editor sénior de Harvard Business Review)

La Prensa