Más noticias

Moneda de un lempira surgió en el año 1931 para dar identidad a Honduras

Numismáticos proponen cambiar y actualizar los diseños de las piezas monetarias.

Gilberto Izcoa Medina muestra parte de su colección de billetes nacionales.
Gilberto Izcoa Medina muestra parte de su colección de billetes nacionales. / Fotos: Amilcar Izaguirre

San Pedro Sula, Honduras.

Desde hace más de 37 años, los billetes de menor denominación en Honduras se han mantenido sin cambios en su diseño.

Meses atrás trascendió que el Banco Central de Honduras (BCH) estudia la posibilidad de sacar de circulación los billetes de 1, 2 y 5 lempiras para sustituirlos por monedas.

La entidad monetaria tendrá el resultado de un estudio al respecto para este mes.

“Si nosotros cambiamos los billetes por monedas estas duran hasta 25 años”, comentó días atrás Manuel de Jesús Bautista, presidente del BCH, a la vez de explicar que el papel moneda tiene una duración entre 12 y 16 meses.

Para la Asociación Numismática de Honduras, la propuesta es una oportunidad de destacar personajes históricos, como María Josefa Lastiri, o exaltar flora y fauna.

“Honduras tiene que actualizarse y renovarse en sus diseños, y con sentido. Por ejemplo, monedas con artesanías lencas”, comenta Gilberto Izcoa Medina, vocal de la Asociación Numismática.

El especialista recuerda que en 1931 empezó la circulación de una moneda de lempira, la misma compuesta por 90% de plata y con un diámetro superior a las monedas que circulan hoy en día (5, 10, 20 y 50 centavos de lempira).

“Esta moneda vino a ponerle la soberanía a Honduras. Recordemos que para esa fecha no había Banco Central y circulaban monedas de otros países. Esta moneda dio identidad monetaria”, considera Izcoa Medina.

El BCH fue fundado el primero de julio de 1950, con la responsabilidad monetaria exclusiva en el país.

La moneda de un lempira terminó de emitirse hasta 1937, pero siguió en circulación por muchos años más.

Cuando el BCH inicia operaciones en la década de los 50, empieza a popularizarse el uso del papel moneda.

El billete de un lempira ha mantenido su diseño desde 1980, mientras que el de dos lempiras, desde su aparición en 1976, no ha sufrido modificaciones. El de cinco lempiras sigue como el 1978.

En Honduras, el interés por la colección y el estudio de las monedas incrementará con la realización del cuarto Congreso Centroamericano de Numismática, que se desarrollará en septiembre del próximo año en esta ciudad.

AI monedas (5)(800x600)

Destacar la flora y fauna de Honduras

Mario Castillo Amaya, quien diseñó el billete de 500 lempiras, más los nuevos diseños de los billetes de 100 y 20 lempiras, dijo ayer a LA PRENSA que desde 1995 ya se hablaba de una iniciativa similar.

“En ese momento diseñé una propuesta de fauna, pero no se llevó a cabo. Siempre hay tintes políticos y depende mucho de quiénes son los presidentes de los bancos”, consideró el diseñador, al tiempo de recordar el caso de países como Guatemala y Costa Rica, cuyas piezas monetarias destacan los recursos naturales.

“Realmente es un gran honor tener la vida para contar y ver que el billete es funcional. Banco Atlántida ha hecho muchos documentales que las personas han recibido con mucho agrado”, comentó Castillo Amaya sobre el billete de 500 lempiras.