Más noticias

Vargas: “El afecto por mis hijos es igual al que siento por Honduras”

<p> El DT del Victoria dice que es “imposible no tenerle cariño” al país luego de tanto tiempo.</p>

/

Lleva 15 años en el país, dos hijos y una esposa hondureña lo hacen guardarle un especial cariño a una nación a la que califica como su segundo hogar.

Se trata de Héctor Vargas, argentino, que se ha encariñado de Honduras como muy pocos. “Cuando pasa algo bueno me alegro, cuando nos embate la naturaleza me pongo triste”. Con esta frase define el sentimiento catracho que se ha adueñado de su vida.

“Hace 15 años, el doctor Salomón Nassar me invitó a formar un equipo en la Universidad (ahora en Segunda División) y desde ese entonces estoy aquí. Solo en 2001, cuando me fui a Argentina por dos años; aquí tengo a mi esposa y mis dos hijos menores”.

Para él, Honduras representa su segundo hogar porque “después de 15 años y con una familia hondureña es imposible no tenerle valor. Ahí están mis dos últimos hijos, que son la luz de mis ojos. El afecto que tengo por ellos lo tengo también por Honduras. Cuando hay un desastre siento que es uno que lo está pasando y cuando en la Selección se tiene un problema también el problema lo hace suyo porque uno siempre quiere el bien para el país”. Mencionó el calor de la gente de esta tierra. “Ser reconocido por la gente es muy especial. Aquí son muy cálidos. Cuando uno entra en el corazón de ellos es muy difícil salir. Si tantos argentinos, uruguayos y brasileños han venido y no se han ido es por el afecto de la gente, al margen de que sea en un equipo grande o pequeño. A uno le hacen saber que es especial; en la calle lo tratan muy bien”.

Que sus hijos y su señora sean de este país lo obliga a buscar siempre dirigir en la Liga Nacional. “Cuando salí del Platense seguí esperando que algún equipo se interesara en mis servicios. Como mis hijos estudian en la misma escuela donde está la Universidad Pedagógica ayudé a armar el cuadro universitario que está en la segunda división”.

Vargas, además de ser entrenador, fue un reconocido futbolista en su natal Argentina. “Comencé jugando en Estudiantes de La Plata y ahí me llevaron a vivir en la casa club. Pasé todas las etapas desde jugador amateur hasta profesional. Después me fui al Esgrima. También estuve jugando en Colombia. En 1988 volví a Estudiantes ya más experimentado y como capitán del equipo hasta que me retiré en 1991. Después estuve entrenando las reservas y en 1994 dirigí el equipo de la primera división de Argentina. Así que he cumplido todas las etapas que una persona puede cumplir en un club. Después vine a Honduras a seguir mi carrera como entrenador”.

En la Liga Nacional solo tiene una asignatura pendiente: dirigir a uno de los clubes denominados grandes. “Siento que hay algunas cosas que a los directivos de los equipos grandes no les gusta sobre cómo trabajo. He tenido pláticas con algunos de ellos y me toca seguir esperando. A algunos se les hizo fácil, como Jairo Ríos y Ricardo Ortiz. Sigo esperando y no tengo dudas de que al llamarme lucharé por campeonatos. Si lo he hecho con clubes chicos, no dudo de que con ellos también lo haré”.

Ya ha tenido algunos ofrecimientos. “Un equipo grande me llamó una vez, pero solo era por los últimos partidos y la idea no me gustó. Tenía que dirigir dos partidos y no me parecía correcto. Preferí esperar un proyecto más estable. Me gustan los retos serios. Cuando se me presente otra oportunidad seria no dudo de que la voy a tomar”. En su carrera como técnico ha pasado muchos momentos complicados por lo económico. “En Hispano, cuando el presidente no estaba me tuve que hacer cargo de todo cuando estábamos en pleno campeonato y luchando por salvar la categoría y lo logramos. Por eso al terminar el campeonato me salió la oferta del Platense y me fui allá”.

Recuerda algunas anécdotas con humor. “Si uno no se adapta al medio, no puede trabajar. Tengo guardados mensajes de jugadores que me pedían dinero para inyecciones porque tenían dengue y la directiva no estaba presente. Una vez tuve que despertar a Edy Vega a las 9:00 p.m. porque en Platense no nos concentrábamos. Los jugadores se quedaban en sus casas y a unos les cortaron la luz y Edy tuvo que ir a instalarla porque con el calor que hace en el puerto no podían dormir”. En medio de la desesperación, algunos futbolistas hasta le han salido ocurrentes. “Una vez, a un jugador se le murió el padrastro y lloraba porque se quería ir y no pude ni completar los 18 jugadores y resulta que ese fin de semana se fue a jugar la Copa Latina en Estados Unidos. Me di cuenta después porque lo vi en los periódicos. Hay cosas que pasan aquí que son terribles”.

Pero no todo ha sido negativo. Considera que lo mejor que le ha pasado en el país ha sido “el nacimiento de mis dos hijos: mi niña Sofía en 2001 y en 2006, mi niño. Son los momentos que he vivido muy intensamente”. Hace un par de años estuvo en el Platense, del que salió por disposición de la directiva, algo que, piensa, afectó más al club que a él.

“Me sacaron del equipo cuando estaba sexto, con nueve puntos en ocho fechas y un contrato por un torneo más. Con eso creo que le dolió más a ellos que a mí porque en definitiva me fui y luego me contrató Victoria”. Compara las situaciones: “A la vista está que Platense hace 22 partidos no gana como visitante y las últimas dos veces (contra Victoria y Marathón) fue cuando yo dirigía al equipo. Ahora, sus campañas son inferiores a las que hacían conmigo cuando sumábamos 25 o 26 puntos. Los resultados están a la vista. Conmigo nunca lucharon contra el descenso”.

Aclara que su forma de ser, más que polémica, es un sentimiento. “Si digo que quiero ver a Olimpia campeón de Centroamérica, no es porque sea olimpista, si no son ellos cómo le voy a exigir eso al Savio; si le pido al árbitro que no se deje influenciar, es para que luego no vaya a El Salvador, como Ricardo Zelaya que expulsó a un jugador que siguió en el campo por cinco minutos.

Después cuando uno escucha a los mexicanos reírse del arbitraje hondureño, me da pena y rabia porque quiero dirigir en un fútbol competitivo”. Añade: “Cuando Arsenal de Argentina vino y le metió cuatro goles al Motagua con la banca yo quería más bien que los de aquí le metieran cinco. Duele cuando los equipos mexicanos traen la banca a jugar contra Real España, Motagua y Marathón. Quiero que el fútbol hondureño crezca, pero desde hace un año trato de no decir nada porque al final soy el del problema”.

Confía mucho en Victoria, al que agarró cuando muchos lo daban por descendido. “Si Victoria se va a segunda, no será culpa mía porque encontré al equipo ya casi descendido con tres puntos abajo del Platense y ahora los superamos nosotros”.

Mini Perfil

Nombre: Héctor Vargas Baldús

Edad: 53

Fecha de Nacimiento: 15 de marzo de 1959

Sus clubes como jugador: Estudiantes de la Plata 1979-1983, Temperley (Argentina) 1984-1986, Gimnasia y Esgrima de La Plata 1986- 1987, Bucaramanga (Colombia) 1987-1988, Estudiantes de La Plata 1988-1991.

Como entrenador: Técnico alterno del plantel profesional de Estudiantes de La Plata, 1992-1993 y 1993-1994•

Entrenador del plantel profesional de Estudiantes de La Plata, Torneo Clausura 1994 Universidad, 1997-1999 Vida, 1999-2000 Universidad, 2000-2002 y 2004-2005 Platense, 2006-2007 Hispano, 2007-2009 Platense, 2009-2011.

Logros como jugador: Campeón metropolitano con Estudiantes de La Plata en 1982. Dirigido por Carlos Salvador Bilardo• Semifinales con Atlético Temperley en el Torneo Nacional de 1984.

Estadísticas

Su debut como entrenador en Honduras fue el 23 de agosto de 1997, cuando su equipo Universidad le ganó 2-1 a Real Maya en Siguatepeque.

Trayectoria

Apertura 1997-98: Universidad: se clasificó a liguilla (hexagonal).

Clausura 1997-98: Universidad: a pesar de quedar último salvó la categoría en la suma de los dos torneos.

Torneo 1998-99: no dirigió.

Apertura 1999-00: Vida: se clasificó a liguilla (hexagonal).

Clausura 1999-00: Vida: solo dirigió seis juegos (sustituyó a Francisco Paternó y fue sustituido por Ernesto Núñez).

Apertura 2000-01: no dirigió

Clausura 2000-01: Vida: dirigió 11 juegos (sustituyó a Jan Hajek), quedó noveno y salvó la categoría.

Apertura 2001-02: Universidad: dirigió 13 juegos (por malos resultados fue sustituido por Ovidio Vásquez).

Clausura 2001-02: no dirigió

Apertura 2002-03: no dirigió

Clausura 2002-03: no dirigió

Apertura 2003-04: no dirigió

Clausura 2003-04: no dirigió

Apertura 2004-05: Universidad: dirigió 6 juegos (por malos resultados fue sustituido por Dennis Allen).

Clausura 2004-05: no dirigió

Apertura 2005-06: no dirigió

Clausura 2005-06: no dirigió

Apertura 2006-07: no dirigió

Clausura 2006-07: Platense: sexto lugar

Apertura 2007-08: Platense: dirigió la primera vuelta (fue sustituido por Alberto Romero)

Clausura 2007-08: Hispano: quinto lugar

Apertura 2008-09: Hispano: sexto lugar

Clausura 2008-09: Hispano: aunque quedó último salvó la categoría en la suma de los dos torneos.

Apertura 2009-10: Platense: sexto lugar

Clausura 2009-10: Platense: se clasificó a semifinales

Apertura 2010-11: Platense: quinto lugar

Clausura 2010-11: Platense: dirigió la primera vuelta (fue sustituido por Jairo Ríos).

Apertura 2011-12: no dirigió

Clausura 2011-12: Victoria: sustituyó a Carlos García Cantarero