México se mete en cuartos con sólido triunfo ante Italia

El Tri dio la sorpresa venciendo por 2-0 a los italianos en el Mundial Sub-17.

 El defensor del título México venció a Italia (2-0) y se clasificó a los cuartos de final del Mundial Sub-17 de Emiratos-2013, este lunes en Abu Dabi.
El defensor del título México venció a Italia (2-0) y se clasificó a los cuartos de final del Mundial Sub-17 de Emiratos-2013, este lunes en Abu Dabi.

Dubai, Emiratos Arábes Unidos.

El defensor del título México venció sin brillar pero con solidez al subcampeón euripeo Italia (2-0) y se clasificó a los cuartos de final del Mundial Sub-17 de Emiratos-2013, este lunes en Abu Dabi.

El conjunto de Raúl Gutiérrez se impuso con tantos del atacante del América Alejandro Díaz (26) y el volante Iván Ochoa (90+3), quienes dejaron al Tri en la siguiente ronda a la espera del ganador del choque que sostendrán este mismo lunes en segundo turno el tricampeón mundial Brasil contra Rusia.

Con esta victoria justa para el equipo que buscó más el triunfo y pudo haberlo liquidado antes con más soltura, el Tri definitivamente se lanza a la revalidación de su corona, en busca del tricampeonato para ponerse a la altura de Brasil y Nigeria en el palmarés.

Los chicos tricolores dejaron bien atrás la pesadilla del debut aterrador contra Nigeria, que lo humilló 6-1, para luego recuperarse con triunfos 3-1 ante Irak y 1-0 contra Suecia, que le permitió avanzar como segundo de su llave.

Italia, que quedó segunda del grupo B al perder contra Uruguay (2-1) en el duelo decisivo de la llave, luego de arrancar con victorias por 1-0 frente a los campeones continentales Costa de Marfil y Nueva Zelanda, jamás estuvo a la altura de los campeones de la CONCACAF, salvo algúna llegada a la italiana, pescando algún centro suelto o aprovechando desentendidos de la zaga tricolor.

A México siempre le aparece un delantero salvador. El viernes pasado contra los escandinavos fue Ulises Jaimes, con una palomita espectacular.

Esta vez el que rompió el molde fue el punta del América Díaz, quien emulando al chileno Alexis Sánchez en el tanto que le marcó al Real Madrid con el Barcelona en el clásico del fin de semana pasado, clavó el 1-0 por arriba del portero azzurro Simone Scuffet (26). Ahí desequilibró la balanza y México se sintió cómodo, en busca de liquidar el pleito.

Con el capitán Ulises Rivas en la medular controlando el ritmo del partido, México fue cocinando a fuego lento a una Italia que jamás se rebeló y se quedó con las ganas de seguir peleando por su primer cetro planetario en juveniles, pese a que en mayores es una superpotencia con cuatro Copas del Mundo.

Los mexicanos afianzaron su dominio en el mano a mano contra la Nazionale en esta categoría, a la que habían derrotado en la Copa del Mundo de Japón-1993, por 2-1, contra una selección que contaba con Francesco Totti.

Con tribunas semivacías en el estadio Mohammed Bin Zayed, el partido arrancó peleado en el medio, con mucho roce y fricción, pero lentamente los mexicanos tomaron el dominio de la posesión y con paciencia fueron generando situaciones de peligro.

La primera llegó a los 17 minutos, cuando Jaimes avisó con una mediavuelta que se marchó por encima del travesaño.

En la siguiente, Scuffet la fue a buscar al fondo del arco, con esa genialidad de Alejandro Díaz, clavándola de derecha por encima, en una acción personal.

Italia, sin ideas, pudo empatar de casualidad a los 39 minutos cuando Luca Vido tiró fuera el rebote de un cabezazo de Antonio Romano que dio en el palo, tras un desentendimiento de la última línea mexicana que comprometió a un desesperado Raúl Gudiño.

En la segunda parte, México pudo liquidar la historia mucho antes, con un toque del ingresado Marco Antonio Granados, quien tocó solo desde el corazón del área chica un centro de derecha que tapó de milagro el meta italiano (71).

El once de Daniele Zoratto había tenido una ilusión por error de los centrales a los 58, con un disparo de Michael Fabbro (58) y poco más. Apenas la del final de Gennaro Tutino (90) que tapó heróicamente con una mano Gudiño, que hubiera puesto una injusta igualdad, camino a los penales.

Pero en tiempo de descuento, Ochoa aprovechó un centro de Cristian Tovar desde la izquierda y remató solo al gol (90+3), para desatar el festejo de todos los hinchas tricolores, que siguen soñando con el Tri (equipo y títulos).

La Prensa