Tocoa, Honduras.

El árbitro Manuel Zelaya justificó la expulsión del guardameta del Marathón, Júnior Morales, por considerar como un 'gesto obsceno' su acción con Henry Martínez, delantero de la Real Sociedad, en el estadio Francisco Martínez Durón de Tocoa.

En el minuto 86, el arquero Júnior Morales dio un par de nalgadas a Henry Martínez, una acción normal de las que se ven en el mundo del fútbol, pero el árbitro y su asistente Denis Mazariegos lo vieron de otra forma y el juez central decidió expulsar a Morales y pitó un penal que no se cobró.

'Suspendo el partido definitivamente al 90+3 ya que el jugador Junior Morales después de ser expulsado no quiso abandonar el terreno de juego y sus compañeros le decían que no se saliera de la cancha y no quisieron aceptar el tiro penal y la tarjeta roja, di un tiempo prudencial para reanudar el juego, pero no se dio en vista que el club Marathón se puso en rebeldía', decía el acta arbitral de Manuel Zelaya.

'El árbitro en ningún momento escribe que nosotros abandonamos el campo', declaró el vicepresidente del Marathón, Rolando Peña, aclarando que los jugadores verdolagas no dejaron la cancha.