Más noticias

Se apagó la “Pólvora” de Salvador Bernárdez

Salvador Bernárdez pasó ayer a ocupar un puesto de titular en el equipo celestial de esas glorias hondureñas que han dejado un nombre imborrable en la historia.

/

Salvador Bernárdez pasó ayer a ocupar un puesto de titular en el equipo celestial de esas glorias hondureñas que han dejado un nombre imborrable en la historia.

“Pólvora” y “Pichini” eran sus apodos famosos. En la cancha se distinguió por un bendito cañón que lo hizo goleador a pesar de que fue un volante de llegada. Fuera del campo resaltó por una contagiosa alegría, ambientada al son de la música salsa.

Es definitivo que entre los años 70 y 80 estuvo entre los mejores veinte jugadores vistiendo el azul profundo del Motagua, con el que obtuvo el título del torneo 1978-79. En la Selección Nacional se perdió el Mundial Juvenil de Tunez 77 por cuestiones extradeportivas (una sanción federativa).

Salvador siempre estuvo entre los titulares de la eliminatoria mayor de España 82. En la fase preparatoria recibió un rodillazo en el estómago que necesitó de una operación en plena gira de la Bicolor, en un juego contra el Sparta Praga de Checolovaquia en España.

Esto le afectó en su rendimiento y por ello no fue al mundial.

El Pichini murió ayer en San Francisco, California, a causa de un infarto. Será sepultado en La Ceiba, adonde nació hace 58 años.

Dos amigos

“En su puesto sigue siendo insustituible”, dijo Lin Zelaya excompañero de alineaciones en el Motagua, sobre el también tío de Víctor el Muma Bernárdez, mundialista de Sudáfrica 2010

Héctor “Pecho de Águila” Zelaya, exdefensa central de las águilas y anotador del gol de Honduras contra España (1-1) en el Mundial1982, declaró: “Ahora es difícil ver jugadores como Salvador, por su buen fútbol y fuerte pegada. Siempre lamentamos que por una lesión no pudo ir al Mundial de España, era un gran jugador y un buen amigo”, agregó.

El apellido Bernárdez es un clan de tradición en el ciclón.

La historia la inició Víctor el Motor Bernárdez, el papá de Pichini y que luego fue su entrenador. Desfilaron en seguida la Muma, Óscar y Jefferson la Foca .

Doña Ondina es la mamá del Muma y hermana de Salvador Bernárdez (Que de Dios Goce).