Más noticias

El regreso de Ana Fortín

Que una mamá nade en un mismo torneo oficial con sus tres hijas no es común y llama más la atención al tratarse de una figura histórica como Ana Joselina Fortín.

Que una mamá nade en un mismo torneo oficial con sus tres hijas no es común y llama más la atención al tratarse de una figura histórica como Ana Joselina Fortín.

La presencia de Ana Joselina no puede pasar inadvertida, tenía 18 años en el retiro y de la noche a la mañana está de nuevo dentro de la piscina.

GOLAZO se entrevistó con la reina de los IV Juegos Centroamericanos de 1990 y representante de Honduras en los Olímpicos de Seúl 88 y Barcelona 92. “Me retiré cuando tenía 21 años por un cambio de entrenador, no había química con él, me sentía mal”, comenzó diciendo la ahora señora de Larios.

A sus 39 años Ana Joselina, de cierta forma está siguiendo los pasos de la estadounidense Dara Torres (40), una de las nadadoras más veloces del mundo, que se está entrenando para su quinta Olimpiada (en busca de la décima medalla y también la primera para un nadador de más de 40 años).

“Me arrepentí de haberme retirado, no en el momento, ya que vino otra etapa en mi vida; la de universitaria, me casé, tuve a mis hijos.

Pude haber llegado a más. En ese tiempo los fogueos eran mucho menos, si hubiera tenido lo que tienen ahora estaría bien rankeada a nivel panamericano. Ahora van a Estados Unidos, a olimpiadas juveniles, mundiales, en nuestra etapa sólo íbamos a El Salvador y Guatemala. Nunca fui a un mundial”, comentó.

Aclara que la motivó volver a la actividad para pertenecer al primer grupo que aspira a representar a Honduras en el Mundial Máster de Natación (Italia 2012).

“Quería ver cómo estaba, para lo poco que llevo entrenando los tiempos están muy buenos”, declaró.

Nos cuenta que en casa de los Larios-Fortín se come, se respira y se vive natación. Golazo fue testigo el fin de semana, en el Nacional de Piscina Corta, un duelo entre madre e hija mayor (14 años), “le di lo más fuerte que podía sino quién la aguanta, tocamos casi al mismo tiempo. Para ellas su motivación es ganarle a mamá”, nos confió.

De la natación actual Ana Joselina opinó, “el nivel está mejorando poco a poco, aunque más es el entusiasmo de los papás. Hay más niños, ya no sólo los mismos ganan.

Hasta hace poco están rompiendo los récords viejos. El año pasado Karen Vilorio rompió uno mío que tenía 20 años. Hay buen talento, pero poco apoyo”.