UEFA prohíbe iluminar el Allianz Arena con la bandera LGTBI para el Alemania - Hungría

Tremenda polémica se ha desatado tras la decisión de la UEFA.

La UEFA dice que el Allianz Arena de Múnich no podrá estar iluminado con los colores de la bandera LGTBI en el Alemania-Hungría. Foto AFP.
La UEFA dice que el Allianz Arena de Múnich no podrá estar iluminado con los colores de la bandera LGTBI en el Alemania-Hungría. Foto AFP. /

Múnich, Alemania

La UEFA ha decidido finalmente que el Allianz Arena de Múnich no podrá estar iluminado con los colores de la bandera del colectivo LGTBI durante el Alemania-Hungría de la última jornada de la fase de grupos de la Eurocopa que se jugará el miércoles.

El máximo organismo europeo recibió el lunes una carta del alcalde de Múnich en el que este exponía que la petición "está motivada por una decisión política que ha sido tomada por el parlamento húngaro", que aprobó una polémica normativa que prohíbe, entre otros, hablar sobre homosexualidad en los programas escolares y que ha sido calificada de "homófoba" por la oposición progresista y por ONG internacionales.

"La UEFA entiende que la intención es también enviar un mensaje para promover la diversidad y la inclusión", señala en un comunicado, en el que precisa que es una causa que "ha estado apoyando durante muchos años habiendo unido fuerzas con los clubes europeos, las selecciones nacionales y sus jugadores, lanzando campañas y un gran número de actividades en toda Europa para promover la ética de que el fútbol debe estar abierto a todo el mundo. Y, en consecuencia, la UEFA ha propuesto fechas alternativas para la iluminación que se alinean mejor con los eventos existentes", explica el organismo futbolístico continental.

Enfado

Para demostrar su buena fe, el órgano europeo propone iluminar el estadio con los colores arcoíris, ya sea el 28 de junio o a principios de julio, para coincidir con los eventos que habrá por los días del 'Orgullo' en Múnich.

Esta decisión enfadó mucho en Múnich: "Encuentro vergonzoso que la UEFA nos prohíba, aquí en Múnich, enviar una señal por el cosmopolitismo, la tolerancia, el respeto y la solidaridad con las personas de la comunidad LGTB", denunció el alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Dieter Reiter.

Como respuesta, el político anunció que se iban a adornar varios edificios emblemáticos de la ciudad con los colores arcoíris el miércoles por la noche, incluida una torre visible desde el estadio.

El Bayern de Múnich, propietario del estadio, también lamentó la decisión de la UEFA: "Nos habría gustado que el Allianz Arena hubiera podido brillar el miércoles con los colores arcoíris", declaró el presidente del club, Herbert Hainer. "La apertura al mundo y la tolerancia son valores fundamentales".

Fuera del país teutón también se han multiplicado las reacciones. "Hubiera sido un milagro que la UEFA" lo hubiera autorizado, declaró Luca Dudits, vocera de la ONG "Hatter", defensora de los derechos LGTB en Hungría. "La UEFA estaba en una posición delicada", analiza. "Hay una gran base homófoba y tradicionalista entre los aficionados húngaros".

También se expresaron futbolistas y políticos. Gary Lineker, exjugador inglés, tuiteó: "Hágalo de todas formas, Múnich, hágalo. Encienda la luz para que el mundo vea".

La Prensa