Alberto Chedrani: “Chelato fue como padre para nosotros”

El exentrenador considera que la muerte de Chelato Uclés es un duro golpe para el fútbol hondureño.

Alberto Chedrani dio declaraciones mientras consolaba a una de las hermanas de Chelato Uclés en el entierro del entrenador. Foto David Romero/OPSA
Alberto Chedrani dio declaraciones mientras consolaba a una de las hermanas de Chelato Uclés en el entierro del entrenador. Foto David Romero/OPSA /

Tegucigalpa, Honduras.

La partida del José de la Paz Herrera ha conmocionado a la nación. Muchos hondureños, en especial los ligados al fútbol y la política, lo recuerdan como un hombre entregado a la pelota, disciplinado y honesto en todos los ámbitos de su vida.

Alberto Chedrani, diputado del Congreso Nacional y exentrenador de fútbol, indicó que la muerte del Maestro ha calado hondo en todos los hondureños. “Chelato dejó la vara muy alta, será difícil de superar en el aspecto futbolístico, fue un ejemplo de decencia, dignidad. Era un hombre querido por todos los segmentos de la sociedad. Para todos fue como un padre por la gran cantidad de consejos que nos daba”.

En medio de la tristeza Chedrani recuerda que cada vez que tenía la oportunidad de platicar con el Maestro lo hacía por horas, debido a la gran cantidad de temas que se podían hablar con él. “Tuvimos una relación de amistad de 30 años con el profe. Me acuerdo que nuestras conversaciones duraban horas y horas. Gran parte de lo que soy hoy se lo debo a sus consejos”.

El diputado cuenta que al histórico técnico hondureño no solo le preocupaba el fútbol, sino que también la situación de la sociedad catracha. “Chelato se moría por este país, siempre decía que deseaba ver una nación en paz, un país de trabajo, pero la gente lo identificó a Chelato por el fútbol, pero el profe realmente fue más que fútbol, aunque en los últimos años la población reconoció que fue el hombre más querido de Honduras”.

Chedrani.24(800x600)
Chdrani viendo por última vez el cuerpo de Chelato Uclés. Foto David Romero/OPSA

Chedrani recuerda que en la última etapa de la vida del Maestro fue difícil, pero que siempre estuvo pendiente de su amigo. “Desde el deterioro acelerado de su salud estuvimos pendientes de él. Me acuerdo que cuando comenzó a apretar la pandemia, se tuvo que gestionar varias situaciones para que fuera atendido. Hasta el presidente se vio involucrado, ya que le tenía mucho aprecio”.

La Prensa