Iván, sobrino de David Suazo, entre el fútbol, estudio y arte

El sobrino de David y Nicolás Suazo tiene el talento de pintar y durante la pandemia decidió emprender.

Actividades. Iván Suazo combina sus estudios con el fútbol y el arte de pintar. Aseguró que a todas las facetas les da la misma importancia.
Actividades. Iván Suazo combina sus estudios con el fútbol y el arte de pintar. Aseguró que a todas las facetas les da la misma importancia. /

San Pedro Sula, Honduras.

El fútbol y el estudio están vinculados a la familia Suazo; sin embargo, el joven Iván tiene un talento especial: es pintor y ha decidido ser un emprendedor.

El sobrino de los exfutbolistas David y Nicolás Suazo combina su pasión por el deporte con sus estudios y su don. Durante la cuarentena por la pandemia también se dedica a vender sus cuadros.

Ivan Suazo0.1(800x600)
Iván Suazo tiene condiciones para ser futbolista profesional.

“Es algo maravilloso tener este don, Dios ha sido muy bueno. Disfruto todo lo que hago, estar en el terreno de juego, estudiar y expandiendo mi cerebro a múltiples cosas. Las tres cosas son mis pilares que me ayudarán en el resto de mi vida”, sostuvo el delantero de 19 años que forma parte de la Academia Internacional de Fútbol Leones en San Pedro Sula.

Ivan Suazo01(800x600)
Iván es sobrino de la leyenda hondureña David Suazo.

Su padre Carlos Iván Suazo lo alienta en sus decisiones. “Estos talentos solo El Señor los da, que saque a relucir su arte y logre potenciarlo”.

OFERTAS

Ivan Suazo03(800x600)
Iván Suazo combina sus estudios con el fútbol y el arte de pintar.

Nicolás Suazo, tío del joven Iván, le nota condiciones. “La familia siempre ha estado en el argot deportivo, e Iván tiene ese talento, ojalá pueda llegar lejos”.

Ivan Suazo02(800x600)
El joven aseguró que a todas las facetas les da la misma importancia.

Iván también ha sido parte de las categorías formativas del Marathón y Real España. Olimpia, Motagua y UPN han mostrado interés en ficharlo.

Ivan Suazo.5(800x600)
Iván en un entrenamiento con su tío Nicolás Suazo.
La Prensa