La 'Máquina' Haaland sigue encendida en goleada del Dortmund

El noruego marcó doblete en el 4-0 del Dortmund ante el Schalke, condenado al descenso a Bundesliga 2.

El noruego se consagra como delantero élite de Europa, a base de goles, asistencias y su incansable ambición de cara al arco rival.
El noruego se consagra como delantero élite de Europa, a base de goles, asistencias y su incansable ambición de cara al arco rival.

Gelsenkirchen, Alemania.

El noruego Erling Haaland, cuatro días después de asaltar al Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, confirmó su magnífico estado de gracia con un nuevo doblete, esta vez en la goleada del Borussia Dortmund en el feudo del Schalke 04.

a54d2a2488bd300dbc3e73137ac693383feaf9cdw(1024x768)
El noruego ha tenido una pletórica semana, tras anotarle 'triplete' al Sevilla en Liga de Campeones.


La victoria, completada con tantos del inglés Jadon Sancho y el luso Raphael Guerreiro, da un respiro al Dortmund tras una racha de malos resultados en la Bundesliga, y a la vez deja al Schalke, actual colista, más cerca del descenso.

Puede leer: 'Choco' Lozano, convocado para el Barcelona-Cádiz

El entrenador del Dortmund, Edin Terzic, hizo varios cambios con respecto al partido de ida contra el Sevilla. Manuel Akanji causó baja por una lesión muscular con lo que Emre Can, que había jugado en el centro del campo contra el Sevilla, formó la pareja de centrales al lado de Mats Hummels.

d2a1a955e41e030aceaf6f2994a5ecb468fc0838w(1024x768)
El polivalente luso Raphael Guerreiro marca uno de los tantos 'aurinegros' ante un Schalke somnoliento y condenado a un 'adiós' inminente.


Thomas Delaney -que no jugó en Sevilla por motivos de paternidad- regresó al equipo a jugar al centro del campo en la posición de Can y Julian Brandt entró en la formación en lugar de Jude Bellingham, lo que mostraba un planteamiento más ofensivo.

FOTOS: Jimena Sánchez le rompe el corazón a sus fans al presentar nuevo novio

El Schalke se encerró atrás desde el comienzo, dejó el balón al Dortmund y buscó esporádicamente salidas de contragolpe con balones largos, por lo que el dominio territorial del cuadro amarillo era apabullante, aunque la superpoblada defensa local le dificultaba la llegada a puerta.

Un remate raso de Sancho en el minuto 7 y otro de Reus en el 21, ambos en jugadas originadas en pérdidas de balón del Schalke cuando intentaba salir jugando, fueron lo único digno de mención en la primera media hora de juego.

VIDEO: Dolorosa derrota del 'Atléti': Atlético de Madrid 0 - 2 Levante

La barrera defensiva del Schalke se rompió en el 42 y otra vez en una jugada originada por una pérdida de pelota. El español Mateu Morey le robó un balón a Stambouli cerca del área del Schalke, Sancho quedó con vía libre hacia la portería y no falló.

SCHALKE, UN GRANDE CONDENADO AL DESCENSO

Con el gol del inglés el planteamiento inicial del Schalke de encerrarse atrás perdió sentido y se vio obligado a darle más espacios al Dortmund, que sentenció la victoria antes del descanso con un espectacular remate de tijera de Haaland a centro de Sancho desde la izquierda, en un avance que empezó con una recuperación de pelota de Raphael Guerreiro en el centro del campo.

4a98a70207697491a03b1766272e3db49683f69fw(1024x768)
El Schalke supo competir en Europa; en 2011, de la mano de Farfán, Huntelaar y Raúl, alcanzó las semifinales de Liga de Campeones.



El Schalke salió en la segunda parte con un planteamiento más ofensivo y tuvo una fase inicial en la que el descuento pareció cerca con dos buenas ocasiones, un remate al poste de Serdar en el 51 y otro de Hoppe en el 53 ante el que el meta Manfred Hitz reaccionó con una buena parada.

Sin embargo, en el primera avance digno de mención del Dortmund, en el minuto 60, llegó el tercero, anotado por Raphael Guerreiro con un remate dentro del área tras una pared con Marco Reus.

En el 79, a centro de Bellingham, que había entrado por Brandt, Haaland puso la guinda al hacer el cuarto para el Borussia Dortmund y el segundo de su cuenta personal en una semana pletórica para el noruego.

La Prensa