Liga de España regresó con emotivo minuto de silencio en memoria de las víctimas del coronavirus

El derbi Sevilla vs Real Betis reactivó el fútbol en España tras tres meses de parón.

Jugadores del Sevilla y Betis rindieron homenaje a las víctimas del coronavirus. Foto AFP.
Jugadores del Sevilla y Betis rindieron homenaje a las víctimas del coronavirus. Foto AFP.

Sevilla, España.

Un minuto de silencio en memoria de todas las víctimas de coronavirus precedió al pitido inicial del Sevilla-Betis con el que se reanudó la Liga española en el Sánchez-Pizjuán, donde esos sesenta segundos, con sólo una música religiosa de fondo, se convirtieron en el gesto simbólico más 'sonoro' y emotivo en un estadio vacío.

Con una imagen insólita para un derbi, sin aficionados en las gradas por las medidas de seguridad sanitaria contra la COVID-19, en el Ramón Sánchez-Pizjuán se reanudo la liga en Primera División con un minuto de silencio sepulcral, en el que no se oyó nada, ni el revoloteo de los pájaros, para honrar la memoria de los miles de fallecidos por la tragedia desencadenada por la pandemia.

En señal de respeto y recuerdo a las víctimas, los jugadores del Sevilla y del Betis, junto con el trío arbitral, formaron juntos en el círculo central del campo, los de un equipo frente a los del otro, y guardaron un emocionante minuto de silencio antes de que la pelota comenzara a rodar sobre el césped.

Frente al bullicio y la animación consustanciales al derbi entre los eternos rivales sevillanos, se vivió una escena impactante, impresionante en un estadio con las gradas huérfanas de seguidores, donde se 'escuchó' el silencio convertido en el sonido más sonoro y fuerte, como ocurre en momentos cumbre en la plaza de toros de La Maestranza o en estampas sentidas de la Semana Santa hispalense.

En el videomarcador se proyectaron dos imágenes: una con un escudo del Sevilla con crespón negro y una leyenda de recuerdo a las víctimas de la COVID-19, y otra del legendario jugador sevillista Marcelo Campanal, fallecido el pasado 25 de mayo.

La Prensa