"Palomo" Rodríguez solicita ayuda a Gobierno de Uruguay para salir de Honduras

El entrenador del Honduras Progreso junto a otros deportistas uruguayos piden regresar a su país por temor al coronavirus.

El técnico del Honduras Progreso, Julio 'Palomo' Rodríguez, solicita ayuda para poder salir de Honduras y volver a su país Uruguay.
El técnico del Honduras Progreso, Julio 'Palomo' Rodríguez, solicita ayuda para poder salir de Honduras y volver a su país Uruguay.

San Pedro Sula, Honduras

Julio "Palomo" Rodríguez, entrenador uruguayo del club Honduras Progreso, sorprendió en las últimas horas al solicitarle al Gobierno de Uruguay para que lo puedan sacar del territorio hondureño.

El exjugador y hoy estratega llegó en febrero del presente año para tomar las riendas del cuadro progreseño y luego de la cancelación del Clausura 2020 se pudo salvar la categoría del equipo, por lo que hoy ha quedado con un futuro incierto.

"Palomo" Rodríguez de esta manera se unió a un grupo de compatriotas suyos que están fuera de su tierra y mediante las redes sociales publicaron una carta en la que solicitan ayuda para llegar a su país debido a que tienen temor de contagiarse de coronavirus y además no están recibiendo un salario debido a que no hay actividad deportiva.

"Somos un grupo de uruguayos varados en El Salvador, Honduras, Guatemala y sabemos que también hay varios compatriotas en la misma situación en Colombia, Cuba y República Dominicana, la mayoría estamos en contacto vía Whatsapp", señalan en la carta que se ha viralizado en las redes sociales.

Y añadieron: "Tenemos miedo, los recursos económicos se agotan, las autoridades uruguayas en Centroamérica y Uruguay ya no nos dan respuesta, a algunos nos han dejado de responder los mensajes. Nos sentimos totalmente abandonados por el Gobierno".

Cabe señalar que en Honduras varios extranjeros se han marchado a sus respectivos países en diferentes vuelos humanitarios como el caso de los entrenadores uruguayos Ramiro Martínez y Fernando Aráujo del Real España y Vida respectivamente.

La Prensa