Alex López rompe el silencio y responde a la afición del Alajuelense: “No soy un pecho frío”

El mediocampista hondureño asegura que ha llorado por su equipo y recuerda lo ocurrido en diciembre.

/

San José, Costa Rica.

Alex López ha decidido romper el silencio y hablar de su situación actual en la Liga Deportiva Alajuelense. El mediocampista hondureño ha estado en el ojo de la crítica por su expulsión en el clásico de Costa Rica contra el Deportivo Saprissa, acción por la que recibió tres partidos de castigo.

López se sinceró en una extensa entrevista con el diario tico La Nación y cuenta los complicados momentos que le ha tocado vivir en los últimos días. También recuerda y lamenta el penal que falló en la final del campeonato pasado.

“Diciembre fue uno de los diciembres más tristes que he tenido, se podría decir que en todos mis 27 años de vida, porque falleció mi abuela y porque no se logró el objetivo. Me dolió mucho haber fallado el penal y que al final no se hubiera logrado el campeonato. Ahora he venido con eso de que este torneo tenemos que mostrar que lo que hicimos el torneo pasado no fue pura coincidencia”, empieza la entrevista publicada por el citado medio.

UNA ESPINA CLAVADA

“Lo más fácil para mí era haberme ido para otro lado, para no recibir críticas, ni un ambiente hostil, pero al final, yo siempre lo he dicho y siempre desde que vine el primer día dije que a mí me gustan los retos, este reto para mí es mucho más grande todavía, del que tuve desde el primer día que me puse la camisa de Liga Deportiva Alajuelense, porque ahora tengo una espina por dentro, porque creo que el campeonato va a ser lo único con lo que me voy a poder sentir que pude darlo todo”.

No esconde su deseo de salir campeón: “Al final esto es de seguir trabajando, hay que seguir en el día a día y lo único que les puedo decir a todos los liguistas es que el día que me vaya de aquí, espero irme campeón y poder lograr el objetivo que siempre quise cuando llegué y nuevamente llevarme lo mejor de los ticos, que son las cosas buenas que han hecho por mí, como me han tratado, la familia que he encontrado en el camerino, la familia que he encontrado fuera de la cancha, saber que hay personas que me han ayudado y a veces uno no sabe cómo pagarles”.

También confiensa que no había hablado sobre esto porque “a veces uno cuando está caliente dice cosas que no quiere decir, cuando uno está triste a veces dice cosas con las que uno mismo se termina matando, entonces creo que para hablar uno debe tener serenidad”.

LA FINAL DE DICIEMBRE

Culpable: “Creo que sería mentiroso si digo que no me siento culpable, porque al final tuve un error. Tal vez ese cariño que yo sentía de todos los liguistas con mucho lo perdí en 20 segundos y al final creo que en esta carrera uno tiene que aceptar las críticas, uno tiene que aceptar los elogios y todo lo demás, pero el futbolista siempre que está en la cancha quiere hacer lo mejor. No hay ningún futbolista que entre a la cancha y diga hoy quiero jugar mal, nada que ver”.

Alex Lopez penal(800x600)
Alex López falló un penal en la última final del Alajuelense.

Pidió perdón por la expulsión en el clásico ante Saprissa: “Quiero darle una disculpa al aficionado de la Liga y al aficionado de Saprissa, porque el espectáculo cambia, porque un once contra once es diferente a un diez contra diez y entonces al final fue un momento en el que uno reacciona por la acción. No lo pensé. Claro que uno tiene que aceptar las consecuencias, cuando uno se equivoca eso es lo que corresponde y me toca ahora estar tres partidos afuera, pero Dios primero y yo lo creo que así será, que voy a regresar más fuerte”.

CRÍTICAS DE LA AFICIÓN

Alex López ha sido duramente criticado por los aficionados del Alajuelense y hasta lo tíldan de “pecho frío”, algo que al catracho no le molesta “pero sí hay sentimientos que uno no los puede esconder y la verdad que sí he leído varias veces ese tipo de comentarios y sinceramente tampoco los tomo de una manera crítica, porque eso no es criticar el fútbol que yo puedo hacer dentro de la cancha”.

Y añade: “Pero tampoco lo tomo tan bien, porque jamás soy un pecho frío, cuando estoy dentro de la cancha trato de dar lo mejor, para mí si en un partido no doy una asistencia o no doy un pase gol o no hago lo que me pongo como meta hacer en cada partido, me siento que no cumplí dentro de la cancha”.

“Tal vez pueden decir eso porque yo no soy mucho de hablar, yo no soy mucho de hablar con la prensa, pero es por lo mismo, porque cuando uno sale de un partido de ganar, uno las emociones las tiene a tope y cuando uno sale de perder las emociones de uno siempre son el ver los errores, el ver qué se hizo mal, que a veces uno no hace las cosas bien”.

MENSAJE A LOS MEDIOS

Confesó que por esa razón no le gusta dar declaraciones: “A mí me gustaría aclararle a la prensa que si no hablo no es porque no quiero hablar, sino porque siento que vine aquí a jugar fútbol, vine aquí a demostrarlo aquí adentro de la cancha y Dios primero, cuando me vaya, pueda dar esas entrevistas que todo mundo quiere tener sobre mí. Honestamente no me gusta hablar mucho porque al final un comentario o una frase puede tomarse a mal y a veces no es lo que uno está diciendo”.

El exjugador del Olimpia asegura que anímicamente está bien. “Ahorita sinceramente estoy fuerte, porque sé que lo que me pasó es por algo, me va a servir. Nunca en mi carrera había estado tres partidos sin jugar por una expulsión y sé que esta vez va a ser la primera y la última, por lo menos en lo que yo siento, esto va a ser la primera y la última, porque a mí lo que me gusta es jugar y sinceramente estar fuera de la cancha no es agradable”.

Trabajo al máximo: “El equipo está teniendo partido cada tres días y entonces para uno llegar físicamente bien a los partidos, cuando ya pueda jugar, yo si solo entreno, no voy a poder llegar al ritmo que el equipo me vaya a desear. Entonces, estoy trabajando de esa manera, para llegar bien físicamente y así mismo me va a aprovechar para estar fuerte y bien para todo lo que se viene por delante”.

LÁGRIMAS

Alex López confiesa que ha derramado lágrimas por los malos momentos en el Alajuelense. “Me tocó llorar el día de la final. El presidente Fernando Ocampo llegó a darme fuerzas, a apoyarme, me acuerdo. Yo estaba en el gimnasio, estaba tirado en el suelo y llegó el presidente a levantarme. Cuando salí del camerino, mi amigo Juan Carlos (Páez) estaba ahí, solo lo miré y no aguanté. Empecé a llorar ahí, en la zona mixta, por el portón”.

“En ese momento mi familia estaba en Honduras, porque teníamos pensado que el 9 de diciembre ya éramos campeones y que el 12 o 13 estábamos viajando para Honduras. Ya teníamos los boletos comprados y mi esposa, mi hija y mis padres que vinieron, se tuvieron que ir esa fecha, porque ya estaban los boletos comprados”, revela.

“Sí me ha tocado llorar por la Liga y creo y espero que la próxima vez que se me puedan salir las lágrimas sea de alegría, porque espero irme de Costa Rica de la mejor manera”, finaliza.

La Prensa