Muere Karl Antonio Roland, la legendaria muralla del Real España

Roland era un espigado futbolista de 1.88 metros que imponía respeto en la defensa y el medio campo.

VER MÁS FOTOS
Sus últimos minutos los pasó con la pelota. Murió haciendo lo que le gusta, ayudar a niños a profesionalizarse en el fútbol, expiró inculcando valores humanos a los más pequeños.
Sus últimos minutos los pasó con la pelota. Murió haciendo lo que le gusta, ayudar a niños a profesionalizarse en el fútbol, expiró inculcando valores humanos a los más pequeños. /

San Pedro Sula, Honduras.

El ex defensa aurinegro Karl Antonio Roland, que a finales de los ochenta se convirtió en una muralla y muchos temían ir al choque con él, falleció este jueves de un paro cardiorespiratorio.

Roland era un espigado futbolista de 1.88 metros que imponía respeto en el área, siempre seguro en la marca y hábil en el juego aéreo.

“Me costó llegar, pero luego no solté la titularidad”, afirmó en su momento el central aurinegro .

Su nombre lo asociaban con aquel equipo ganador del Real España que disputó varias finales en esa época y que tenía gran parte de ese buen accionar en su impenetrable muro defensivo.

Karl Roland pasó sus últimos días como entrenador de menores, pero también fue asistente técnico en equipos de segunda división de La Máquina. Fue en su momento la mano derecha de Carlos Caballero.

121063scr_c00a655a4dcd5ab(800x600)
Karl Roland era un jugador fuerte y con potencia.

Sus inicios

Karl Roland, originario de La Ceiba, desde temprano estaba en las reservas del Victoria, luego por asuntos familiares se trasladó a La Lima donde jugó para el Tigres de la liga mayor, después comenzó a entrenar en el Marathón, pero no llegó a ningún arreglo con la directiva esmeralda hasta que Real España lo contrató cuando tenía 19 años.

A La Máquina llegó en 1983, pero no fue hasta el torneo 1984-1985 que Roland debutó en la Liga Nacional.

“En ese entonces habían jugadores muy difíciles de sentar, estaban en pleno apogeo Jaime Villegas, Allan Costly y Campbell. Mi debut fue contra el Juventud Morazánica en la ciudad de El Progreso, Real España empató 1-1, sólo jugué como 25 minutos” recuerda. “Tomar la titularidad en el Real España me tomó mucho tiempo, por eso cuando la agarré nunca la solté y gracias a Dios, el primer año que fui titular quedamos campeones”.

En 1988, con Real España levantó su primera copa marcando el inicio de una época muy recordada por los seguidores aurinegros, Roland fue figura.

“Ese año que fuimos campeones me eligieron el jugador más útil del equipo”.

El equipo aurinegro le dio la oportunidad de cumplir su sueño, “siempre desde cipote soñé con jugar profesionalmente en un equipo de Liga Nacional, yo miraba la estrella polar del norte y siempre decía: yo quiero ser una estrella del fútbol, porque traigo el fútbol en la sangre”.

82952scr_58a60926de92a39(800x600)
Él siempre se mostró dispuesto a aconsejar a los menores para llegar a Liga Nacional y para que se fueran al extranjero.

Impasable

Se autodefinía como un jugador al que enfrentar podría costar caro. “Yo era un jugador rudo, fuerte, con una marca férrea, por las características de mi cuerpo. Por alto iba bien a los balones aéreos y me paraba de frente, porque fui marcador principalmente”.

El espigado zaguero dice que muchos temían enfrentarlo, “bueno, los periodistas decían que yo era muy rudo, a manera de broma cuando venía un delantero extranjero en el ambiente les decían que si eludían a Karl Roland o a Romualdo Norales, sí eran buenos”.

Contaba que los delanteros que más problemas le dieron fueron los olimpistas Juan y Dolmo Flores.

Juan Flores de repente lo tenía bien marcado en un lado y luego me jugaba la vuelta y aparecía en otro lado, siempre me costó porque a pesar que no era muy alto, era un buen cabeceador y no se le podía dar un metro porque siempre lo aprovechaba y Dolmo por la velocidad que tenía era escurridizo, además nunca corría en línea recta, siempre iba zigzagueando”.

RS295417_34718820140802(800x600)
Con el exentrenador de la Máquina Javier Delgado, Fuad Abufele y parte del cuerpo técnico durante su paso por la asistencia técnica del Real España.

Real España

El paso por el Real España lo considera exitoso. “Cuando jugamos Real España logró conformar un equipo temible, en lapso de cinco años disputamos cuatro finales de 1988 a 1992”. El primer campeonato tuvo un significado especial.

“Con el equipo logré bastantes cosas que todavía recuerdo, el primero fue el campeonato de 1988, le ganamos en una final a Olimpia”.

En 1989 se jugó la revancha y Olimpia se desquitó. Luego el turno le tocó al Ciclón Azul. “En 1990, fuimos a la final contra Motagua, ganamos con dos goles de Richardson Smith. Al siguiente año fuimos de nuevo a la final contra Motagua y se desquitaron en Tegucigalpa con gol de mi ex compañero y amigo Geovanni Ávila”.

Roland también participó en el primer título de copa que consiguió La Máquina. Y guarda gratos recuerdos del campeonato centroamericano. “Derrotamos al Alajuela, al Saprissa de Costa Rica, le ganamos al Alianza de El Salvador y al Municipal de Guatemala, inclusive en ese partido hice el segundo gol del triunfo. La gente no se olvida de esos momentos porque fueron cinco años de gloria”.

Su paso

Considera que dejó huella en sus años como futbolista y que tuvo la oportunidad de vestirse de blanco o azul, “fui un jugador bien respetado en la Liga Nacional, inclusive varios equipos me anduvieron pretendiendo, como el Motagua y Olimpia, pero los directivos del Real España en ese entonces no les gustaba negociar, principalmente con los olimpistas porque era el máximo rival que teníamos.

Alfonso Guzmán me llamó para decirme que Chelato quería hablar conmigo, pero los directivos del España me dijeron que cualquier equipo, menos Olimpia”. A pesar de sus sentimientos hacia La Máquina, no descarta la posibilidad de haberse ido a los Leones.

“Yo hubiese deseado no haber salido nunca del Real España, porque me dio la oportunidad y le tomé mucho amor al equipo, pero aunque no me gustaba la capital como profesional creo que sí hubiese ido a jugar a Olimpia”. A Roland le quedó una asignación pendiente: integrar una Selección mayor. “Estuve en un proceso sub´23 pero lastimosamente me lesioné, me hubiese gustado ser seleccionado”, dijo.

Por el extranjero

Roland jugó en El Salvador y Guatemala. “Cuando ya estaba decidida mi salida de Real España y no quisieron negociar con Olimpia, entonces tuve que irme a jugar a El Salvador”. Roland estuvo en el Baygón Adet en El Salvador donde también militaba para ese entonces Julio César Arzú.

Luego se fue jugar a Guatemala con el Suchitepéquez y también jugó en Talijuca y en el Izabal donde culminó su carrera en el año 2000. Otros equipos Roland tuvo un paso fugaz por el Marathón.

“ Después que estuve jugando en Suchitepéquez en Guatemala, Mon Rodríguez me trajo al Marathón para jugar un partido definitorio ante el Real Maya, pero perdimos y a mí me expulsaron, Víctor Zúniga nos metió los dos goles, ésa fue la única vez que me puse la camisa del Marathón”.

También vistió los colores de Independiente. “Con Independiente fuimos campeones en segunda división”, recuerda. Sus frases Hay que tener paciencia para que el equipo vuelva a ser grande, por el momento pienso que vamos por buen camino, siento que el presente año puede ser el año de Real España”.

El paso por la primera división cuando fui asistente de Caballero fue una bonita experiencia, pero para mí sólo es el inicio como técnico, y yo sé que me va a servir mucho en mi carrera.

Ficha

  • Nombre: Karl Antonio Roland
  • Fecha de nacimiento: 9 de febrero de 1964
  • Lugar: La Ceiba
  • Padres: Clyde Marson Evangelina Roland
  • Cónyuge: Merary Morales
  • Hijos: Lester Karl Karl Antonio Katherine Giselle Berly Mireya
  • Estadísticas-sus números con La Máquina: Karl Antonio Roland
  • Jugó como volante de contención y defensa central.
  • Debutó en el torneo 1984-85.
  • Torneo 1984-85: 2 juegos; 0 goles
  • Torneo 1985-86: 3 juegos; 1 gol
  • Torneo 1986-87: 15 juegos; 0 goles
  • Torneo 1987-88: 10 juegos;1 gol
  • Torneo 1988-89: 25 juegos; 1 gol (campeón nacional)
  • Torneo 1989-90: 22 juegos; 2 goles
  • Torneo 1990-91: 13 juegos; 2 goles (campeón nacional)
  • Torneo 1991-92: 24 juegos; 1 gol Jugó 114 partidos
  • Anotó 8 goles
  • Su primer gol fue el 3 de noviembre de 1985 en Tegucigalpa en el empate de Real España 2-2 contra Olimpia
  • Su último gol en Liga Nacional fue el 6 de octubre de 1991 en Danlí en la derrota de La Máquina 4-2 contra Súper Estrella.

La Prensa