Más noticias

El Bebo sigue los pasos de su padre Wilmer Velásquez

El único hijo varón de la leyenda del Olimpia milita en las reservas.

Wilmer Emanuel estuvo entre los suplentes en la semifinal de ida frente a Real España, pero no jugó. Fue su segunda convocatoria con las reservas. Foto José Cantarero.
Wilmer Emanuel estuvo entre los suplentes en la semifinal de ida frente a Real España, pero no jugó. Fue su segunda convocatoria con las reservas. Foto José Cantarero.

Tegucigalpa, Honduras.

“Sería una alegría grande que mi hijo jugara al fútbol”, fueron las palabras de Wilmer Velásquez, leyenda del Olimpia, a GOLAZO en enero de 2007. Y el deseo se le hizo realidad.

Wilmer Emanuel Neal Enamorado es el único hijo varón del Matador y ya comienza a destacar en las reservas del Viejo León.

El Bebo, como se le conoce al prospecto del fútbol nacional, apenas tiene 16 años y desde hace seis meses fue ascendido a las reservas luego de pasar por todas las categorías del equipo melenudo.

Siempre ha sido apegado a su progenitor durante la exitosa carrera futbolística que vivió con la camisa del Olimpia y con sus clubes en el exterior: Deportes Concepción (Chile), Sport Recife (Brasil) y Atlas (México).

ELOGIOS DE LOS CONOCEDORES

Durante esta temporada, el Bebo ha combinado los estudios con el fútbol. A raíz de esto, el joven futbolista entrenaba dos días a la semana, y eso le costó no entrar en las convocatorias para los encuentros de reservas.

“Muestra características similares al papá, pero lo seguimos puliendo y es más técnico”, mencionó el entrenador Óscar Cocli Salgado, quien lleva muchos años trabajando con las reservas del León.

Y agregó: “Es muy vivo dentro del área, le gusta jugar como un verdadero 9. Hay que esperar que se pueda consolidar”.

Wilmer Emanuel Neal Enamorado tiene una estatura de 1.77 metros y cuando tuvo la oportunidad de disputar su primer encuentro del torneo no la desaprovechó.

DE INTERÉS: La convocatoria de Brasil contra Honduras y la Copa América

En la primera vuelta del actual torneo Clausura, el Bebo ingresó al minuto 90. El León empataba 2-2 frente al Honduras Progreso y en apenas tres minutos de actividad el hijo menor del Matador anotó el gol de la victoria y le dio los tres puntos a los blancos.

“Tenemos a un buen muchacho con nosotros. No vive a la luz ni sombra de su padre, es trabajador, disciplinado y responsable”, destacó Cocli Salgado.

El Bebo tendrá que ponerse a tono. “Hay que trabajar mucho con él en la parte física y ponerlo a la par de sus compañeros que le llevan ventaja. Debe hacer más gimnasio y trabajos específicos”, afirmó el preparador físico de las reservas, Carlos Chang.

De momento, el Bebo afronta una etapa decisiva que lo puede catapultar en las reservas del Olimpia, el cierre del torneo Clausura, que buscará aprovechar, y en su momento espera brillar con el primer equipo, así como lo hizo su padre.