Más noticias

Melissa Pastrana: “No he sido afectada por el machismo”

La árbitra hondureña cuanta cómo se prepara para el Mundial de Francia 2019 y asegura que no presta atención a las felicitaciones para mantenerse enfocada

Melissa Borjas Pastrana ya fue jueza central en dos juegos del actual torneo Clausura de la Liga Nacional. Fue felicitada por Pedro Rebollar.
Melissa Borjas Pastrana ya fue jueza central en dos juegos del actual torneo Clausura de la Liga Nacional. Fue felicitada por Pedro Rebollar.

Tegucigalpa, Honduras

Melissa Borjas Pastrana, árbitra hondureña que recibió elogios de la prensa deportiva y hasta del asesor arbitral mexicano de la Fenafuth, Pedro Rebollar, habló con LA PRENSA sobre su actual desempeño y lo que se viene para ella a nivel internacional en 2019.

¿Cómo es su vida cuando no es jueza dentro del terreno de juego?

Tengo una rutina normal, por las mañanas estoy en mi hogar atendiendo cosas de la casa y en algunas ocasiones atendiendo algún entrenamiento específico que me solicita el preparador físico o alguna discusión en la plataforma de FIFA. Por las tardes me presento a mis entrenamientos generalmente de 4:00 pm a 6:00 pm, en otras ocasiones más temprano, si mi preparador físico lo solicita.

¿Piensa que su labor ratifica la capacidad de las mujeres en el deporte?

Yo espero que así sea, pero antes que yo llegara al arbitraje, ya otras atletas habían ratificado su capacidad en el deporte.

Ya pitó una final de Copa, ¿sueña con poder hacer lo mismo en una de Liga?

Claro que sí y no es solo un sueño, sino una de mis metas.

¿Cómo ha recibido las felicitaciones de Pedro Rebollar en este arranque del Clausura?

La verdad, cada felicitación trato de borrarla de mi mente al día siguiente y lo mismo hago con el profe Rebollar. Yo sé que él está muy contento con mi desempeño, pero no quiero caer en una zona de confort.

¿Cree que el arbitraje le ha dado fama?

Sí lo ha hecho, pero también es un arma de doble filo: el ser reconocida creo que exige más responsabilidad de mi parte.

¿Cómo es su rutina de preparación?

Físicamente depende de mi preparador físico, Juan José Raudales, de lunes a viernes realizamos entrenamientos enfocados en diferentes áreas como la velocidad pura, resistencia a la velocidad, alta intensidad y así sucesivamente. También cada mes FIFA me envía un plan mensual de trabajo, el cual debo cumplir siempre bajo la supervisión de mi preparador.

Y la preparación técnica, ¿cómo la maneja?

Técnicamente lo hago viendo y analizando los diferentes vídeos que FIFA nos facilita como también partidos de diferentes ligas, eso por un lado, desde la comodidad de mi casa, y por otro, en mis entrenamientos físicos incorporo aspectos técnicos que en mi partido anterior fueron erróneos o que debo mejorar.

¿Hay compromisos internacionales para este año, cuáles y dónde?

El más próximo es un seminario en Doha, Catar, para las árbitras que participaremos en el Mundial Femenino Mayor a llevarse a cabo este año en Francia. En marzo y abril también tendré otros seminarios, pero aún no hay sede confirmada.

¿Y el Mundial Femenino Francia 2019?

En junio, si Dios me permite, viajaré a Francia para participar como árbitra de Concacaf en el Mundial Mayor Femenino y después de dicho campeonato inician las competencias femeninas en categorías juveniles, como la eliminatoria a Juegos Olímpicos (Tokyo 2020), así que solo Dios sabe donde me permitirá participar.

¿Está lista para lo que viene?

Sí, desde hace 2 años me estoy preparando para ese Mundial Mayor Femenino que se llevará a cabo en Francia a mediados de este año.

¿Cómo maneja sus otras ocupaciones con el arbitraje?

Solamente me dedico al arbitraje porque absorbe casi todo mi tiempo.

¿Cree que en Honduras aún existe una cultura machista?

Antes lo era más, pero con el pasar de los años eso ha ido cambiando y afortunadamente yo no he sido afectada por el machismo como lo fueron otras compañeras.

¿Los jugadores son respetuosos o rebeldes?

En su mayoría son respetuosos, pero ocasionalmente surge alguno que trata de llevar al límite mi tolerancia.