Más noticias

Ejecutivo endurece posición contra libertad de expresión

<p>Regulación de contenidos y de publicidad se endurece en el nuevo proyecto presentado en el Congreso.</br></p>

/

El endurecimiento de la posición del Gobierno de Porfirio Lobo en contra de la libertad de expresión quedó demostrado en el proyecto de reforma a la Ley de Telecomunicaciones que se introdujo en la noche del miércoles en el Congreso de Honduras.

El proyecto modificado, conocido popularmente como ley mordaza, incluye

ahora la
Además establece regulaciones para la publicidad
que afecte negativamente el desarrollo mental psíquico de la niñez y juventud, con especial énfasis en los horarios de difusión en los horarios más susceptibles de audiencia de niños y adolescentes.

El proyecto también contiene una definición de limitaciones a la libertad de emisión del pensamiento de conformidad a los tratados y convenios internacionales sobre la materia y da garantía del derecho de réplica en el mismo espacio o duración a las noticias o información difundidas sobre personas naturales o jurídicas.

Además obliga
a
contribuir a la educación básica del pueblo hondureño a través de transmisión de contenidos educativos y establece normativas para que los medios de comunicación presenten balance noticioso sobre información relativa a personas naturales o jurídicas;

El proyecto además contiene
la definición de parámetros éticos sobre los cuales debe ofrecerse la información.

El endurecimiento de la reforma se da a pesar de las recomendaciones del relator especial de la Organización de Naciones Unidas para la libertad de expresión, Frank la Rue, quien esta semana visitó Honduras y recomendó dejar la regulación de contenidos a los medios, en base a sus principios éticos y profesionales.

El proyecto también se contrapone a diversos sectores sociales que han manifestado que la reforma no es más que una ley mordaza para los medios que critican al gobierno.

"Hay temas más importantes; no es prioridad nacional"


El diputado nacionalista Oswaldo Ramos Soto manifestó su preocupación debido a que el gobierno se empeña en enfocarse en la reforma a la Ley de Telecomunicaciones, ya que no es un tema de prioridad nacional.

"Yo pienso que no es prioridad nacional, las prioridades nacionales son el problema de la seguridad, la vida y los bienes de las personas, la delincuencia nos golpea como jamás en la historia del país, el tema de la salud, los enfermos de cáncer, los enfermos que necesitan tratamientos renales, los enfermos que permanentemente salen a las calles exigiendo al gobierno compra de medicamentos para su subsistencia. Luego que en Salud se compran medicinas en los hospitales fuera del cuadro básico y de repente se dejan vencer, el tema de la educación cuando no les pagan a los maestros y los maestros van a protestar dejando sin clases. Estos temas son complicados, y después también viene el proceso electoral en ocho meses, deberíamos estar ocupados por esos temas", aseveró.

Agregó que con el informe preliminar introducido anoche al Congreso no solo se regula el tema sobre el manejo y la distribución del espectro radioeléctrico, sino que también se tocan aspectos de la ley de la emisión del pensamiento, fundamental en Honduras para nacionales o extranjeros.

Estamos frente a una ley propia del régimen totalitario

El analista y diputado pinuista Germán Leitzelar dijo este miércoles que el proyecto tiene muchas incidencias de carácter constitucional y fundamentalmente se corre el riesgo de violentar derechos y garantías además de declaraciones de convenios internacionales con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. A su vez se violan convenios sobre derechos económicos, políticos y sociales y otra serie de aspectos "que son sumamente delicados pues está en juego el derecho de opinión y la libertad de prensa".

El profesional del derecho fustigó que en vez de ser un informe “estamos frente a un dictamen de una ley propia de un régimen totalitario”.

Leitzelar dijo no haber tenido acceso al informe
pero según lo que conoció de forma general, aseveró que "más que un informe es un dictamen sobre el proyecto de ley, no hay una valoración de cuál fue la participación de los ciudadanos, qué plantearon los ciudadanos, cuál es la preocupación y este es un tema sumamente delicado”.

El diputado reiteró que ese proyecto denota que hay una tendencia a buscar mecanismos de ir consolidando una visión de democracia totalitaria en el país.

"Vea usted que yo pedí la palabra en la sesión, si la palabra hubiese sido para apoyar el proyecto, posiblemente me la hubieran dado, pero como saben que no vamos a estar de acuerdo, todo este tipo de cosas van en perjuicio de derechos inherentes del ser humano, que no se pueden afectar y vea usted que entre los dictámenes están la creación de una
comisión que no es mas que una
comisión de censura,
y no podemos estar de acuerdo con eso, se nota que hay una tendencia de buscar mecanismos coercitivos,
de
ir consolidando una
visión de democracia totalitaria", aseguró.