"Honduras debe estar lista contra huracanes": Meteorólogo de NBC

<p>El reconocido pronosticador del clima en EUA habló con LA PRENSA sobre el riesgo de desastres naturales.</p>

Todo parece indicar que la temporada de huracanes este año será muy activa, pues desde su inicio ya se ha registrado una cantidad inusualmente alta de tormentas. Para los expertos es sinónimo de que los fenómenos naturales relacionados con las tormentas podrían causar problemas y desastres en el Caribe, Centro y Norteamérica.

El famoso meteorólogo internacional John Morales, reconocido por haber trabajado en Univisión, Telemundo y actualmente en la cadena NBC Universal como experto y presentador de temas climáticos para Estados Unidos, habló con Diario LA PRENSA y analizó las posibilidades de riesgo en la zona y en el territorio hondureño, particularmente por el paso de huracanes y tormentas.

“Honduras debe prepararse para la temporada de huracanes. Ningún meteorólogo podría decir ahora si irá o no un huracán a Honduras; eso no se puede predecir, pero sí puedo decir que la temporada parece que será muy activa, por lo que habrá muchas oportunidades de que se formen huracanes, los cuales pudieran ir a Centroamérica. Por lo tanto, con más tormentas y huracanes, eso quiere decir que habrá más posibilidades de alguna amenaza. Ojalá no y esperamos para ver adónde terminan moviéndose todos estos ciclones, pero debe ser una temporada activa”, dijo Morales, nacido en Nueva York, pero criado en Puerto Rico. Fue el primer meteorólogo certificado en la televisión hispana de Estados Unidos.

Ciclo agresivo

Morales explicó el porqué de la agresividad de esta temporada.

“Es un ciclo natural que tiene que ver con la temperatura y la superficie del mar a través de la cuenca del océano Atlántico, que no solo incluye la zona del Atlántico tropical, entre la zona africana y las islas del Caribe, sino también el mar Caribe y el Golfo de México. Hay unos ciclos que duran 15, 20 y a veces 25 ó 30 años, cuando la temperatura está más cálida en promedio a través de esa superficie del mar en el Atlántico.

Este período comenzó en 1995. Antes de eso habíamos estado en un período sin tanta actividad ciclónica. El número de tormentas y huracanes que estamos viendo en el Atlántico y este incremento no responden al cambio climático, sino a un ciclo natural de las temperaturas del mar en la cuenca del Atlántico, Caribe y Golfo de México”.

El meteorólogo detalló las características que ha mostrado hasta ahora la actual temporada de huracanes. “Ha comenzado con bastante actividad. Antes de finalizar julio, cuatro tormentas tropicales ya se habían formado en la cuenca del océano Atlántico y eso sin contar lo que está ocurriendo en la del Pacífico oriental.

Obviamente lo que nos importa es la situación en el Atlántico y cuatro tormentas -diría yo- es un comienzo bastante acelerado para la temporada ciclónica, pero sabemos que ninguna de ellas ha alcanzado aún la intensidad de huracán y esto parece una buena noticia desde nuestro punto de vista, pero también sabemos que la parte más caliente y preocupante de la temporada ciclónica, en agosto, septiembre y octubre, todavía falta por pasar”.

Precauciones

Morales compartió las precauciones básicas que deben adoptar las personas en caso de que la zona en que habitan sea afectada por fuertes tormentas o huracanes. “Lo primero y más importante es que en la familia todo mundo tiene que conocer la vulnerabilidad al desastre del lugar en que viven, o sea saber qué tan propensa es la casa donde viven a los vientos, cuál es la distancia de su residencia en relación con el mar para estar conscientes de las posibilidades de ser afectados por una inundación de agua de mar y saber cuál es la posición de su casa con respecto a los ríos, riachuelos, etcétera, que puedan subir súbitamente y causar una desgracia.

Las personas que viven en colinas o montañas deben saber qué tan seguro es el suelo donde está construida su casa para conocer si hay posibilidad de un derrumbe.

Teniendo ese conocimiento, lo siguiente es hacer un plan de familia para tener claro qué se hará en caso de ciclón. Definir cosas básicas como si se pueden quedar en la casa en que están, si es demasiado insegura o si se irán a la casa de un familiar.

Lo tercero es saber proteger la casa y alistarse para estar bastante tiempo posiblemente sin electricidad y agua potable y sin comprar comida. Hay que estar preparado con los suministros necesarios y tener formas de proteger la residencia y salvaguardar la vida de nuestros familiares”.

El experto en meteorología señaló que los fenómenos climáticos son parte de una conexión global.

“Por ejemplo, a finales de julio pasado salió una gigantesca nube de arena y polvo del desierto del Sahara en África y está cubriendo gran parte del Atlántico oriental, cerca de Cabo Verde, y pegada a la costa africana. Esto impide momentáneamente la formación de tormentas, al menos en los primeros días de agosto, pero esta nube no durará para siempre, pues solo se mantendrá unos días. Por lo menos, la primera etapa de agosto está relativamente tranquila en términos de desarrollo ciclónico, pero no sabemos qué va a pasar después”.

Clasificaciones

Morales especificó cuáles son los fenómenos climáticos que se presentan en la temporada de huracanes.

“Lo primero que se forma es una depresión tropical. La velocidad del viento comúnmente es menor de 39 millas por hora, aproximadamente entre 50 y 55 kilómetros por hora.

Luego pasamos a la etapa de tormenta tropical, con vientos entre 39 y 73 millas por hora, o sea entre 55 y 110, 120 ó 130 kilómetros por hora.

Arriba de esa velocidad del viento ya estamos hablando de un huracán y tiene las mismas características, pues el viento está rotando alrededor de un vórtice, con una presión barométrica que baja bastante y el viento va acelerando, respondiendo a esa baja presión, de tal manera que acelera el viento hasta hacerlo muy destructivo. El huracán no solo trae vientos, sino lluvias que provocan severas inundaciones, como el caso, que ustedes recordarán, del huracán Mitch, el cual causó devastadoras inundaciones que arrasaron el país hondureño, provocando mucho más daño que el viento”. El experto recordó la temporada más activa, aunque dijo que es pronto para comparar si esta será igual.

“En 2005 se rompieron todos los récords por el número de tormentas que se formaron: 28 tormentas tropicales en la cuenca del Atlántico. Eso no se había visto en esta era de satélites en la que podemos detectar cada una de las tormentas que se forman.

Incluyo el huracán que estableció el récord como el más intenso en la historia en el hemisferio occidental del globo terráqueo, el Wilma, que estuvo cerca de las costas de Honduras, pasó al norte del país y fue a impactar en Yucatán y después en Florida, Estados Unidos”, dijo Morales.

“Agosto, septiembre y octubre serán los más intensos”: Copeco

Juan José Reyes, director nacional del programa Alerta Temprana de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) explicó que a la temporada de huracanes aún le falta el período más intenso.

“Agosto, septiembre y octubre serán los meses más intensos en la temporada de huracanes, según los estudios hechos hasta ahora, pues es posible que se formen entre 18 y 19 tormentas tropicales, de las que 9 podrían ser huracanes y, de estos, unos 4 podrían ser intensos”, dijo Reyes.

El director de Alerta Temprana habló sobre la temporada de lluvias en Honduras.

“Estaría su intensidad arriba de lo normal en la zona sur, en el suroccidente, y presentaría un comportamiento normal en las zonas central y norte con un déficit de lluvia para la zona oriental del país, o sea Olancho”.

Reyes manifestó que le piden a la población tomar todas las medidas de precaución ante los pronósticos de esta temporada de huracanes.

Francisco Argeñal, asesor del Servicio de Meteorología de Honduras, habló sobre los riesgos que pueden presentarse en los próximos meses.

“La población debe estar atenta, pues desde inicios de la temporada de huracanes de este año se ha visto que estará más activa de lo usual.

Es imposible predecir con exactitud, pero basados en el comportamiento hasta ahora, en que se han formado cuatro tormentas, podemos decir que las autoridades y la gente deben estar alertas y preparados”.

Sépalo

Huracanes La categoría 1 es el huracán más débil. La categoría 2 es regular y las categorías 3, 4 y 5 son consideradas destructivas.

MAR La marejada ciclónica o marea de tormentas es cuando el huracán llega a tierra y causa una penetración del mar, una inundación costera.

MEDIDA La escala de huracanes de Saffir-Simpson es la que se utiliza para clasificar los ciclones tropicales, según la intensidad del viento.

John Toohey Morales es un reconocido meteorólogo internacional. Ha obtenido dos premios Emmy (1993 y 2005) por su habilidad de informar sobre los peligros de los huracanes. Además cuenta con las dos acreditaciones más altas para un meteorólogo en Estados Unidos, otorgadas por la Sociedad Meteorológica Americana.

La Prensa