Boicotean la cinta "Mulán" en Asia

El filme ha recibido fuertes críticas por su agradecimiento en los créditos a la Policía de Hong Kong

Liu Yifei protagoniza la cinta 'Mulán'.

Estados Unidos.

El lanzamiento de Disney de la película Mulán, que está ambientada en China y busca atraer a su público, provocó una fuerte reacción en redes sociales por el apoyo de su estrella a la Policía de Hong Kong y por estar filmada en parte en la polémica región de Xinjiang.

El activista por la democracia de Hong Kong, Joshua Wong, y usuarios de internet en Taiwán y Tailandia promocionaron los hashtags #BoycottMulan y #BanMulan en Twitter, luego del lanzamiento de la película el fin de semana pasado en la plataforma de streaming Disney +.

El filme está en espera de ser estrenado en cines de China, un mercado cada vez más importante para los estudios de Hollywood, a partir del 11 de septiembre.

Las críticas a la versión live action de la película animada de 1998 comenzaron el año pasado cuando la estrella de Mulán, la actriz Liu Yifei, nacida en China continental, expresó apoyo en las redes sociales a la policía de Hong Kong, que en ese momento se involucró en disturbios contra el gobierno.

mulan2(1416x870)

"Mulán" ha recibido buenas críticas por parte de los expertos en cine.

Los llamados a boicotear la película cobraron impulso esta semana por sus vínculos con la región occidental de Xinjiang, donde la represión china contra la étnica uigur y otros musulmanes ha sido criticada por algunos gobiernos, incluido Estados Unidos, y grupos de derechos humanos.

Varias organizaciones estatales de Xinjiang aparecieron en los créditos del filme, según publicaciones en redes sociales.

"En la nueva #Mulán, @Disney agradece a la oficina de seguridad pública de Turpa, que ha estado involucrada en los campos de reclusión en Turkestán Oriental", tuiteó el Congreso Mundial Uigur, con sede en Múnich.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, volvió a negar la existencia de campos de reeducación en la región, llamando a esos centros como instituciones vocacionales y educativas y acusando a fuerzas anti-China de difamar su política en Xinjiang.

La Prensa