Chicos
Angry enemy domestic Cat vs against Dog. Competition war opposition concept. Vector flat cartoon illustration
Angry enemy domestic Cat vs against Dog. Competition war opposition concept. Vector flat cartoon illustration

¡Perros y gatos sí pueden ser amigos!

Los mininos en su mayoría son ariscos o independientes, pero si socializan desde pequeños con perros, disfrutan convivir y son muy tolerantes

Redacción.

Por su personalidad, tamaño, habilidades y forma de ser, se dice que juntar perros y gatos es una mala idea. Sin embargo, ambas son excelentes mascotas que pueden formar un superequipo.

Los mininos en su mayoría son ariscos o independientes, pero si socializan desde pequeños con perros, disfrutan convivir y son muy tolerantes.

Por naturaleza es cazador y carnívoro, incluso puede conseguir su propia comida; así que no te asustes si un día llega con un ave o un ratón.

Le gusta estar en lugares altos, rascar cosas, la vida rutinaria, y se recomienda jugar con ellos desde chicos.
Los canes son especies de manada, es decir, son felices cuando conviven con otros perros o juegan con sus amigos humanos. En cuanto a personalidad, son sociables, cariñosos y protectores; sin embargo, se vuelven ansiosos cuando están mucho tiempo encerrados.

Existen diversas razas y estaturas; de acuerdo a eso se sabe si son para vivir dentro de casa o en un espacio grande.

Sus diferencias.
Aparentemente comparten las mismas facciones: orejas, nariz, cola y pelo; sin embargo, son sumamente distintos.
Los gatos difícilmente podrían vivir sin sus bigotes, pues tienen terminales nerviosas que les ayudan a guiarse de noche, percibir las texturas que rozan y detectar amenazas.

En los perros, el olfato está más desarrollado, ya que les permite conocer su entorno y percibir aromas a kilómetros de distancia.

La limpieza también hace la diferencia entre uno y otro: los felinos se bañan con su lengua y solo requieren de un arenero, y a los cachorros hay que cuidarlos mucho en su higiene.
El lenguaje de cada uno dice mucho de cada especie y aprender a leer sus movimientos y sonidos ayuda a interpretar los mensajes que emiten.

Por ejemplo, los perros levantan la cola y la mueven de izquierda a derecha cuando están contentos; en un gato, eso quiere decir justo lo contrario: que está molesto.

Que sean amigos...
Los especialistas recomiendan esto: Júntalos desde pequeños. Consulta antes si alguno de ellos ha convivido con otra especie.
Observa sus reacciones, si no muestra miedo (ladra o bufa), es señal positiva.
Si se enojan o escapan, acércalos poco a poco. Consulta siempre a un veterinario.