"Casi nos damos por vencidos": familia hondureña reabre bus restaurante en San Pedro Sula

El restaurante móvil "El Gordo Feliz" está listo para atender a sus clientes con los platillos más exquisitos.

El atípico restaurante se ubica en 33 calle de la ciudad de San Pedro Sula.
El atípico restaurante se ubica en 33 calle de la ciudad de San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras.

La familia sampedrana Leiva-Herrera estuvo a punto de rendirse ante la pandemia del coronavirus, pero "con esperanza y agarrados de la mano de Dios", lograron levantarse.

Así lo explica Ángel Leiva, el emprendedor hondureño del restaurante móvil "El Gordo Feliz", que el año pasado robó titulares por haber transformado junto a su familia un transporte urbano en un restorán que de inmediato atrajo la atención de los sampedranos.

El restaurante que se ubica a la altura de la colonia Miguel Ángel Pavón en la 33 calle de la ciudad de San Pedro Sula, tuvo que cerrar al inicio de la crisis sanitaria, pero hoy esta familia hondureña está muy feliz por haber reabierto con medidas de bioseguridad.

"Estuvimos cerrados por dos meses y llegamos con muchos nervios, pero con muchas bendiciones porque nuestros clientes solo vieron que el bus se estacionó y regresaron a probar nuestros platillos. Estamos muy alegres porque ya casi estamos trabajando al 100%", comparte Leiva.

El bus restaurante abre de lunes a viernes a las 6 de la mañana y cierra a la 1 de la tarde, y los sábados de 6:00 am a 10:00 am. Los comensales pueden disfrutar de variados platillos como baleadas, burritas, pollo con tajadas, hamburguesas, sándwiches, entre otros.

Hace varios meses Ángel Leiva, su esposa Edith Herrera y sus hijas compraron el bus usado y poco a poco lo comenzaron a convertir en el restaurante móvil que es ahora.

Familia unida

El emprendedor explica que al principio fue muy difícil operar, porque la gente no quería apegarse a las nuevas medidas de seguridad para evitar el contagio del Covid-19, pero se logró hacer conciencia y ahora los clientes usan mascarillas, gel y mantienen distancia.

"Ya los clientes entienden que es por la salud de ellos y de igual forma cuidan el bienestar de sus familias y la mía". Ángel también asegura que gracias a que su familia es muy unida, no lograron rendirse ante los estragos que ha causado la pandemia del coronavirus.

El jefe de familia aconseja a los emprendedores y a todos aquellos que atraviesan un momento difícil que "por más duro que sea, trabajen por sus sueños. Es posible vencer todos los obstáculos si se trabaja con esfuerzo y de la mano de Dios", finaliza Leiva.

Más buenas noticias

La Prensa