Protocolo de bioseguridad para oficinas gubernamentales y centros de atención al público

Esta es la guía aprobada por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social para retomar las actividades.

Tegucigalpa.

La Secretaría de Trabajo y Seguridad Social elaboró varios protocolos de bioseguridad para los distintos rubros que operan en el país, en los que se enlistan recomendaciones para volver a las actividades bajo una nueva normalidad.

El lunes 1 de junio se iniciaron pruebas piloto para la reapertura de la actividad económica en el país, y el día 8 se espera que sea una apertura total, por lo que las empresas deberán someterse bajo los protocolos de bioseguridad indicados.

Estas son las precauciones y medidas específicas para la seguridad y salud en el lugar de trabajo en Oficinas Gubernamentales y Centros de atención al público (usuario).

Medidas a realizar en el reintegro laboral y la evaluación periódica de la seguridad y salud de los trabajadores.

General

– Velar por el distanciamiento físico entre los diferentes puestos de trabajo.
– Controlar y reducir la cantidad de usuarios para respetar una distancia entre 1,5 y 2 metros (se aplica a toda situación en la que exista la posibilidad de concurrencia y aglomeración del público en general, por ejemplo, filas de espera, pagos en cajas, etc.)
– El horario de visitas al público general estará limitado de acuerdo al aforo máximo permitido (sin exceder el 30% de su capacidad), número de trabajadores esenciales en modalidad presencial para la atención al usuario por turno o jornada y de acuerdo a las disposiciones de circulación que emitan las autoridades.
– Para el público general, se permitirá el ingreso únicamente del usuario a realizar la gestión personal o el apoderado legal debidamente identificado. No se permitirá el ingreso de más de un usuario por gestión, a menos que este requiera de asistencia para su circulación.
– De ser posible, implementar el uso de cámaras para el escaneo térmico y monitorización de temperaturas.
– Restricción de edad en la entrada a las oficinas gubernamentales y centros de atención al público, personas mayores de 60 años (estos deberán realizar sus gestiones dentro de los horarios establecidos por las autoridades) y los niños entre 3 y 12 años no podrán ingresar a los mismos.
– Evitar en todo momento la permanencia tanto de trabajadores, como visitantes y usuarios, en todas las vías de circulación o tránsito interno y externo de las instalaciones.

¿Quiénes deben comenzar a trabajar de manera presencial?

– El personal debe trabajar desde casa si es posible. Considere quién se necesita para
estar en el sitio; por ejemplo:

  • Trabajadores en roles críticos para la continuidad comercial y operativa, la gestión segura de instalaciones o los requisitos reglamentarios y que no se pueden realizar de forma remota.
  • Trabajadores en roles críticos que pueden desempeñarse de forma remota, pero que no pueden trabajar de forma remota debido a circunstancias domésticas o la falta de equipo de seguridad seguro.

– Planear la cantidad mínima de personas necesarias en el sitio para operar de manera segura y efectiva.
– Supervisar el bienestar de las personas que trabajan desde casa y ayudarlos a mantenerse conectados con el resto de la fuerza laboral, especialmente si la mayoría de sus colegas están en el lugar.
– Mantenerse en contacto con los trabajadores externos en sus arreglos laborales, incluidos su bienestar, salud mental y física y seguridad personal.
– De ser posible, proporcionar equipos para que las personas trabajen en el hogar de manera segura y efectiva, por ejemplo, acceso remoto a los sistemas de trabajo.
– En la medida de lo posible, cuando el personal se divide en equipos o grupos de turnos, la fijación de estos equipos o grupos de turnos es imprescindible, de modo que el contacto inevitable, ocurra entre las mismas personas y se pueda llevar un mejor control y seguimiento.
– Identificar áreas donde las personas se pasan cosas directamente entre sí, por ejemplo, suministros de oficina, y encontrar formas de eliminar el contacto directo, como el uso de puntos de entrega o zonas de transferencia.

Movimiento y circulación dentro de las instalaciones y puestos de trabajo

– Reducir el movimiento al desalentar visitas no esenciales dentro de edificios y sitios de atención, por ejemplo, restringir un acceso a algunas áreas, alentar el uso de radios o teléfonos, donde esté permitido, y limpiarlos entre usos.
– Restringir el acceso entre diferentes áreas de un edificio o sitio.
– Reducción de rotación de trabajo y ubicación.
– Introducir más flujo unidireccional a través de los edificios.
– Reducir la ocupación máxima de ascensores, proporcionar desinfectante de manos para la operación de ascensores y fomentar el uso de escaleras siempre que sea posible.
– Asegurarse de que las personas con discapacidad puedan acceder a los ascensores.
– Regulación del uso de áreas de alto tráfico, incluidos corredores, elevadores de torniquetes y pasarelas para mantener la distancia social.
– Limitar las salidas innecesarias de los puestos de trabajo, se debe evitar la realización de diligencias, compras u otros que comprometan las medidas de bioseguridad implementadas

Circulación de trabajadores, visitantes y usuarios

– Delimitar las áreas de circulación para visitantes y usuarios
– Señalizar el sentido de circulación dentro de los centros de atención al público. En un extremo lateral hacia una dirección y en el otro extremo lateral hacia la dirección contraria.
– De ser posible, establecer vías de circulación en que los trabajadores, visitantes y usuarios solo deban seguir una misma dirección.
– Evitar la circulación en direcciones que tengan intersección con otra en el que los trabajadores, visitantes y usuarios puedan tener contacto frente a frente.

Escaleras y elevadores

– Promover el uso de escaleras en vez de elevadores.
– Señalizar escaleras para indicar a trabajadores, visitantes y usuarios, el lado por el cual deben circular.
• De ser posible, establecer cuáles serán utilizadas para subir y cuáles serán para bajar (deben de ser distintas)
– En el caso de necesitar el uso de elevadores, limitar su capacidad a un máximo de 2 a 4 personas por vez (ver anexo 10: Recomendaciones de prácticas seguras para el uso de elevadores y ascensores). Realizar limpieza y desinfección de objetos y superficies dentro, luego de cada uso.

Áreas administrativas

El área administrativa debe mantener su espacio de trabajo limpio e higienizado, siguiendo todas las medidas generales recomendadas como parte de la prevención ante la pandemia COVID-19. Todos los trabajadores deben seguir las siguientes indicaciones:

– Uso permanente de mascarilla y medidas de bioseguridad.
– Mantener distanciamiento con los diferentes trabajadores de las oficinas gubernamentales y centros de atención al público de acuerdo a las medidas generales.
– Evitar de manera respetuosa saludos de contacto físico directo con otras personas.
– Limpiar y desinfectar al INGRESO/SALIDA el lugar de trabajo, superficies y objetos a utilizar o utilizados (teclado, ratón, teléfono, pantalla de su computador, utensilios, etc.) diaria y sistemáticamente.
• Para garantizar una correcta desinfección de superficies y objetos, asegúrese dejar actuar durante al menos 1 minutó, pasar un paño o toallas desechable con una solución de alcohol al 70%. Repetir rutina cada 4 horas.
– Prever dispensadores de gel desinfectante de manos (a base de alcohol al 70%) en las áreas de entrada y salida de oficinas.
– Realizar lavado de manos con agua y jabón y/o desinfección con alcohol o gel desinfectante periódicamente o si se tuvo contacto con superficies.
– Realizar tareas de ventilación periódica en las instalaciones de forma diaria (como mínimo), por un tiempo mínimo de cinco minutos.
– Limitar la movilización de los trabajadores dentro de las instalaciones de acuerdo con la descripción de su puesto de trabajo.
– Evitar la acumulación de trabajadores en las máquinas de suministro de agua, café, té u otros. Se debe esperar por turnos, conservando el distanciamiento entre ellos. Todo insumo y suministro de estos debe estar debidamente sellado, bajo las medidas de bioseguridad alimentaria.
– Recomendar el no utilizar los teléfonos, herramientas, equipo de trabajo u otros de sus compañeros de trabajo.

Salas de reuniones y eventos:
Estas áreas de reuniones deben mantener su espacio de trabajo limpio e higienizado, siguiendo todas las medidas de prevención y los trabajadores deben de cumplir lo siguiente:

– Suspender la realización de eventos internos hasta nuevo aviso.
– No se permiten reuniones presenciales, de ser indispensables, se debe contar con la autorización de su jefe directo.
– Las reuniones no deben de exceder un máximo de 3 personas. De ser inevitable la asistencia de más de 3 personas, se debe mantener distanciamiento de acuerdo a las medidas generales.
– En la medida de lo posible, usar herramientas de reuniones en línea para continuar con la rutina y evitar reuniones presenciales.
– Se deben evitar saludos de contacto directo físico.
– Al terminar la reunión se debe realizar desinfección del área ocupada haciendo usos de las medidas generales recomendadas.

Para la atención al público tomar en cuenta las siguientes consideraciones:

– El aforo máximo deberá permitir cumplir con el requisito de distancia interpersonal (entre 1.5 y 2 metros).
– Habilitar mecanismos para el control de acceso y salida de usuarios a las instalaciones.
– Todo el público, incluido el que espera, debe guardar la distancia interpersonal de acuerdo a las medidas generales.
• Si durante la espera para el ingreso, el usuario se debe aguardar tiempo debido al cumplimiento de distanciamiento social requerido dentro de la institución o centro de atención al público, este debe ser bajo sombra sin exposición a fuentes de calor (sol, maquinaria, etc.) para evitar medidas de temperatura erróneas o falsas.
– La institución deberá disponer de equipos de protección individual de reserva (para trabajadores y usuarios), a utilizar cuando los riesgos no puedan evitarse o no puedan limitarse lo suficiente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas o procedimientos ya establecidos de organización del trabajo.
– Los equipos de protección individual deben ser los adecuados a las actividades y tareas a desarrollar por el trabajador.
– En las situaciones en las que un usuario deba tener interacción con un funcionario del gobierno, para realizar cualquier tipo de gestión, tramite u otro, que requiera ser de manera presencial. Todos estos puestos que presenten esta peculiaridad, deberán realizarse modificaciones estructurales, como la implementación de barreras de protección entre el funcionario y el usuario. Estas deberán ser transparentes para poder sostener una adecuada atención para el usuario.
– Si se debe incurrir en el intercambio, entrega u otra acción que incurra en el posible contacto de superficies u objetos del usuario. Debe realizarse a un lado de la barrera de protección, donde el funcionario gubernamental, procederá ya sea a la limpieza y desinfección del mismo, o al uso específico de guantes que posteriormente deberán ser descartados.
– Se debe concientizar a los trabajadores, visitantes y público en general, la importancia de portar sus propios utensilios o herramientas de trabajo, por ejemplo, cada usuario deberá llevar consigo su propio bolígrafo en caso necesite hacer uso del mismo para su gestión, tramite u otro que se encuentre realizando.

En caso que el usuario no cuente con este, el funcionario podrá brindar el bolígrafo específico para tal tarea, el cual será uso exclusivo del usuario y deberá ser desinfectado tras cada uso.

Instalaciones sanitarias y de servicio.

Se recomienda la limpieza y desinfección exhaustiva de toda oficina gubernamental y de los diferentes centros de atención al público cada 24 horas. Este puede ser realizado al terminar las horas laborales y de visita o como primera tarea del día. En caso que se realice al finalizar las horas laborales y de visita, se deberá velar que no exista ningún ingreso tanto de trabajadores, como visitantes y usuarios luego de realizar esta actividad.

Se recomienda tomar en cuenta el siguiente esquema de limpieza para una jornada laboral y de atención, de 8 hrs al día para planificar el esquema de limpieza de cada institución gubernamental:

Cuadro.101(1024x768)

Personal de limpieza

El personal de limpieza es un eslabón clave dentro de las medidas de bioseguridad a seguir e implementar. Forman parte importante en la higienización de todas las áreas donde se encuentran los trabajadores, visitantes y usuarios. La limpieza debe ser rigurosa, aumentando su frecuencia de acuerdo a las medidas generales de higiene y limpieza. Dando prioridad a las zonas de mayor riesgo.

Todo el personal de limpieza deberá seguir con las siguientes recomendaciones: En el caso que la institución realice contratación externa de estos servicios, la empresa contratada deberá ya cumplir con todas la normativa y requerimientos de bioseguridad establecidos en el Manual General de Bioseguridad por motivo de pandemia COVID-19 para centros de trabajo (última versión en línea), así como las medidas específicas del presente protocolo. De no cumplir con estas, no se podrá hacer uso de sus servicios.

–Asegurar que el personal de limpieza esté debidamente capacitado para realizar dichas tareas, se debe incluir capacitación sobre el uso correcto del EPP.
– Capacitar al personal sobre los riesgos y peligros de los productos químicos de limpieza a utilizar para la desinfección de las instalaciones.
– Uso de EPP (guantes desechables de nitrilo, protector facial o gafas, mascarilla) y lavado periódico de las manos.
– Mantener un distanciamiento adecuado de acuerdo a las medidas generales de distanciamiento con los diferentes trabajadores de la empresa.
– Se recomienda el uso de batas desechables para las actividades de limpieza y manipulación de los desechos.
• Los guantes y batas desechables deben ser compatibles con los productos químicos desinfectantes que se utilicen. Se debe retirar cuidadosamente para evitar la contaminación del usuario y del área circundante.
– Establecer cronograma de actividades de limpieza y desinfección con sus respectivos registros, número de veces, responsables y horarios establecidos.
– Portar herramientas de limpieza asignadas y no prestar utensilios entre trabajadores.
– Mantener abastecida la solución desinfectante a utilizar, no mezclar sustancias químicas sin que esta sea su indicación de proceder y uso.
– Limpiar primero las superficies sucias, deben limpiarse con un detergente o jabón y agua, luego utilizar una solución desinfectante para la desinfección de objetos y superficies.
– Todos los locales deberán someterse a una limpieza con la frecuencia necesaria, y siempre que sea posible, fuera de las horas de trabajo, con la antelación precisa para que puedan ser ventilados durante media hora al menos antes de la entrada al trabajo.
– Las zonas de contacto frecuentes, son todas aquellas con las que los trabajadores y clientes, tiene un contacto físico de manipulación reiterada. Son las áreas de mayor cuidado en las que se debe hacer una correcta, adecuada limpieza y desinfección. Se les dará prioridad y deben ser las primeras a higienizar al comenzar su jornada laboral diaria (manijas de puerta, pasamanos, superficies de metal, interruptores de luz, servicios sanitarios lavamanos, ascensor etc., estas áreas deben de limpiarse periódicamente durante la jornada de trabajo.
– Para superficies blandas (porosas), como piso alfombrado, alfombras y cortinas, elimine la contaminación visible si está presente y limpie con limpiadores adecuados indicados para su uso en estas superficies. Después de la limpieza: si los artículos se pueden lavar, lave los artículos de acuerdo con las instrucciones del fabricante y luego séquelos completamente.
– Garantizar que se utilicen las técnicas apropiadas para el manejo de los desechos de la organización o centro de trabajo (ver apartado 10: Manejo de desechos sólidos y líquidos).
– Toda herramienta y utensilio deberá ser higienizado de acuerdo a las medidas generales.
– Depositar las mascarillas o guantes desechables, haciendo un descarte apropiado para evitar su re utilización, en recipientes de basura con tapas de apertura de pedal específicos para residuos contaminados.
– El personal de limpieza debe informar inmediatamente algún daño en el EPP (por ejemplo, desgarro en los guantes) o cualquier exposición potencial a su supervisor.
– Realizar lavado de manos con agua y jabón y/o desinfección con alcohol o gel desinfectante periódicamente y al retirar su EPP. Evite tocarse la cara con los guantes o las manos sin lavar.

Pediluvios Método

1. Ingreso para mayor riesgo de contaminación

1. Llenar el primer recipiente de plástico (pediluvio) con agua limpia para lavar el suelo y el material vegetal antes del proceso de descontaminación.
2. Llenar el segundo pediluvio con un desinfectante autorizado para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por el suelo. Siga las instrucciones de la etiqueta.
3. Hacer recambio de la sustancia de acuerdo a las indicaciones del fabricante
4. Coloque el material de secado después de cada uno de los pediluvios de agua limpia y descontaminación.

Método 2.

Ingreso para menor riesgo de contaminación
1. Llenar el pediluvio (recipiente de plástico) con un desinfectante autorizado para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por el suelo. Siga las instrucciones de la etiqueta.
2. Colocar dentro del recipiente que tiene la solución desinfectante, una esponja de material resistente, de ser posible con cerdas, para poder realizar la eliminación de material en las suelas.
3. Hacer recambio de la sustancia de acuerdo a las indicaciones del fabricante y realizar limpieza periódica de la esponja para maximizar la utilidad de la sustancia desinfectante.
4. Coloque el material de secado después del pediluvio.

Zonas comunes

– Se debe revisar al menos una vez por día, el funcionamiento de dispensadores de jabón, gel desinfectante, papel desechable, etc., procediendo a reparar o sustituir en aquellos equipos que presenten averías. Se recomienda disponer de un registro de estas acciones.
– También se debe vigilar el funcionamiento y la limpieza de sanitarios y grifos de aseos.
– Aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización para renovar el aire de manera más habitual. Especialmente en las áreas de "puntos calientes" utilizar el principio ALARA (tan bajo como sea razonablemente posible) y tomar un conjunto de medidas que ayuden a controlar también la ruta aérea en los edificios (aparte de las medidas de higiene estándar recomendadas por la OMS).

Servicios sanitarios.

Los inodoros y urinarios de los trabajadores y usuarios son el espacio más compartidos, por lo que se deben de mantener de manera óptima todas las medidas generales de bioseguridad.

Se deberá seguir el siguiente protocolo para uso de los mismos:

– Antes y después de hacer uso del sanitario/urinario, realizar lavado de manos con agua y jabón, se sugiere la instalación de llaves para el lavabo con cierre automático o lavabo de mando con pedal.
– Evitar secadores de aire sin contacto, estos pueden aumentar la volatilidad de material biológico.
– Facilitar toalleros automáticos, semiautomáticos o toallas de papel, existiendo, para los casos que corresponde, recipientes adecuados para el desecho de las mismas.
– Evitar el ingreso a esta área bajo toda circunstancia de alimentos, recipientes de agua, recipientes vacíos, bolsas u otros que puedan generar un foco de infección.
– Procurar mantener un distanciamiento de seguridad recomendado entre personas de 1,5 a 2 metros.
– Habilitar urinarios manteniendo el distanciamiento de seguridad y colocando, en el caso que no lo posea, divisiones entre ellos.
– Realizar la descarga de los servicios sanitarios con la tapa cerrada para evitar posible propagación aérea.

Instalaciones de atención en salud en la organización o centro de trabajo.

Para esta medida específica de prevención, se recomienda seguir de manera rigurosa las siguientes recomendaciones:

– Garantizar el funcionamiento de las instalaciones de atención en salud (clínica, consultorio, dispensario, farmacia u otras) con calidad y prontitud.
– Sensibilizar a los trabajadores de la empresa sobre el uso racional y oportuno de las instalaciones de atención en salud.
– Garantizar que todo el personal que labora en las instalaciones de atención en salud, utilice los EPP requeridos y cumpla con las técnicas y productos establecidos.
– Garantizar que las instalaciones cumplan con todas las medidas higiénico sanitarias necesarias.
– Disponer de recipientes de basura seguros, con tapa de apertura con pedal, señalizado e identificados como residuos biológicos o contaminados.
– Establecer un sistema de limpieza y desinfección con la calidad y frecuencia necesarias para garantizar que las instalaciones, objetos y superficies sean seguros de utilizar. La frecuencia deberá estar relacionada con el uso de las instalaciones.
– Garantizar que todo el personal que labora en la limpieza y desinfección de las instalaciones utilice los EPP requeridos y cumpla con las técnicas y productos establecidos.
– Recomendar a los trabajadores, la no automedicación ni el uso de terapias sin base científica, a través del personal de salud y los responsables de seguridad y salud ocupacional. – Recomendar a los trabajadores, estilos de vida saludables que permitan hacer frente a las altas demandas físicas, psicológicas y sociales en situaciones de crisis, a través del personal de salud y los responsables de seguridad y salud ocupacional.

Las unidades de salud que se encuentren dentro de la empresa, deben de identificar a los trabajadores con vulnerabilidades y factores de riesgo. Se deben identificar a todos aquellos trabajadores con ciertas condiciones de salud, que se consideran de riesgo para exposición del SARS-CoV-2 (obesidad, hipertensión, diabetes, cardiopatías, enfermedades respiratorias, cáncer, inmunosupresión, etc.) y establecer las correspondientes medidas preventivas.

8. Equipo de Protección Personal (EPP).

Uso correcto de insumos Todo trabajador de las diferentes instituciones gubernamentales y los centros de atención al público, deberán poseer los insumos básicos de bioseguridad (mascarilla, lentes o gafas de seguridad, alcohol en gel para manos y guantes desechables a ser utilizados en condiciones específicas donde se deba incurrir en el contacto con superficies y objetos con mayor riesgo de infección).

Cada uno de los trabajadores es responsable del uso adecuado de los mismos y la vigilancia y seguimiento del uso y buenas prácticas sanitarias será llevado a cabo por los encargados de cada empresa. Para esta medida específica de prevención, se recomienda seguir de manera rigurosa las siguientes recomendaciones:

– Garantizar que todo el personal que labora en la institución o dentro de atención, utilice los EPP requerido según su actividad laboral para prevenir la transmisión del virus según lo previsto en la legislación nacional.
– Colocar el EPP antes de entrar a su puesto de trabajo, el EPP desechable una vez utilizado será descartado utilizando las técnicas adecuadas.
– Descartar el EPP desechable, en los recipientes de residuos adecuados con tapa de apertura con pedal, etiquetado con las advertencias precisas.
– Realizar lavado de manos con agua y jabón y/o desinfección con alcohol o gel desinfectante después de retirar el EPP.
– Las instituciones que decidan implementar el uso obligatorio de la mascarilla, deberán hacerlo en base a las recomendaciones establecidas en las medidas generales y en ningún momento será considerado esto como principal medida de protección, ya que los controles de ingeniería, controles administrativos y prácticas de trabajo seguro siempre serán más efectivos en la reducción de riesgo.
– La utilización de EPP, es un requerimiento imprescindible para aquellas actividades económicas en las que se tenga contactos frecuentes y cercanos con personas.
– En especial, el personal de la salud, el personal de atención al cliente, el personal de ventas, choferes y ayudantes de camiones.

9. Manejo de desechos sólidos y líquidos.

Para esta medida específica de prevención, se recomienda seguir de manera rigurosa las siguientes recomendaciones:

– Garantizar que se utilicen las técnicas apropiadas para el manejo de los desechos de las diferentes instituciones y centros de atención al público.
– Garantizar que todo el personal que labora en el manejo de desechos sólidos y líquidos, utilice los EPP requeridos y cumpla con las técnicas y productos establecidos.
– Disponer de recipientes de basura seguros, con tapa de apertura con pedal.
– Es importante prestar especial atención, al manejo de los desechos que no son habituales en la organización o centro de trabajo, como los provenientes de los EPP y las instalaciones de salud.
– La gestión de los residuos ordinarios continuará realizándose del modo habitual, respetando los protocolos de separación de residuos.
– Se recomienda que los pañuelos desechables que el personal emplee para el secado de manos o para el cumplimiento de la “etiqueta respiratoria” sean desechados en papeleras o contenedores protegidos con tapa y, de ser posible, accionados por pedal.
– Todo material de higiene personal (mascarillas, guantes de látex, etc.) debe depositarse en la fracción resto (agrupación de residuos como posible foco de infección).
– En caso de que un trabajador presente síntomas mientras se encuentre en su puesto de trabajo, será preciso aislar el contenedor o basurero donde haya depositado pañuelos u otros productos usados. Esa bolsa de basura deberá ser extraída y colocada en una segunda bolsa de basura, con cierre, para su depósito en la fracción resto.

La Prensa