Cáncer de mama: causa, señales Y prevención

En la mayoría de los diagnósticos de este mal, en etapa inicial, una mujer, si recibe tratamiento, tiene una tasa de supervivencia a 5 años del 80% al 90%

Octubre, mes de concienciación

Redacción. El cáncer es una enfermedad de las células de cualquier parte del cuerpo, en las cuales ocurre la pérdida de los mecanismos de reproducción normal de las mismas, ya sea por estímulos del cuerpo o estímulos externos; como la radiación o por algunos químicos.

Causas. Generalmente ocurre una multiplicación descontrolada de células anormales que van formando una masa o bulto y que tienen la característica de que destruyen el tejido donde se originan,y lo infiltran. Estas células tienen la capacidad de penetrar en los vasos sanguíneos del cuerpo, donde se desarrollan y de esa forma viajan y provocan una enfermedad a distancia, lo que se conoce como metástasis.

En el caso particular de la mama, este fenómeno ocurre en las células que se encargan tanto de la producción de leche como las células que constituyen los conductos por donde se transporta la misma hacia el pezón y eso es lo que lo hace particularmente el cáncer de mama.

Manuel Maldonado, cirujano oncólogo de la Liga Contra el Cáncer, dice que a medida van aumentando las poblaciones celulares, los bultos van creciendo, esto puede ocurrir a cualquier edad, incluso en niñas recién nacidas.

Hay unas formas de cáncer que ocurren entre las adolescentes; y en las mujeres adultas, el más común es el cáncer que ocurre en las células de producción de la leche o en las células que constituyen el sistema de conductos por donde se debe transportar ese líquido.

“Lo más importante en cualquier forma de cáncer en nuestro cuerpo, es que, en el principio esta enfermedad no produce síntomas, estos aparecen cuando el volumen del tumor es considerable, esto se vuelve una trampa por la educación débil y una cultura como la nuestra donde si las cosas no son graves no les ponemos atención según el pensamiento popular”, manifiesta el doctor Maldonado.

Algunos signos del cáncer son situaciones de tipo físico, por ejemplo, la presencia de una bolita o un bulto en la mama, sobre todo en la superficie regular, los cambios en la piel como la retracción o la piel de naranja y el fenómeno retracción del pezón que es un hundimiento total de este.

Señales de alarma. Muchas veces las damas tienen el pezón como una pepita de café o de cacao, afirma el oncólogo, a eso se le llama pezón umbilicado, una vez que el pezón se empieza a hundir no es posible sacarlo. Luego vienen las deformidades en la piel, la presencia de bultos en la axila, o la descarga de sangre por el pezón.

Que alguien tenga salida de sangre por el pezón no quiere decir que tenga cáncer de mama, pero es una señal a la que se debe poner atención.

Entre los factores externos que pueden provocar cáncer de mama figuran las radiaciones, agentes químicos e infecciones virales que pueden ocurrir a cualquier edad y estas dejan secuelas en el cuerpo, las cuales no se pueden determinar.

“Sin embargo, existe un fenómeno propio de la mujer que es la sobreestimulación de las hormonas femeninas, es increíble cómo esto se da en la adolescencia y en la edad joven adulta”, expresó el doctor, “este fenómeno puede ocurrir fundamentalmente por una alimentación inadecuada que contenga alto contenido de grasa. Esto genera mayores producciones hormonales en la mujer”.

También hay situaciones particulares, por ejemplo, el cáncer de mama tipo familiar, pero esto es bien bajo en cuanto a la ocurrencia; no hay que confundirlo con el hecho de haber tenido un pariente con cáncer de mama, esa es un historia completamente distinta, al menos tienen que haber tres personas en primer grado de consanguinidad para poder decir que es un cáncer de tipo familia.

Este cáncer de tipo familiar se puede demostrar en el laboratorio a través de pruebas genéticas.

Prevención. Para detectar el cáncer de mama hemos concienciado a la población, especialmente femenina, para que se realice el autoexamen mamario, desde la adolescencia.

El mensaje es, si usted detecta una anormalidad o algo que no estaba antes, consulte de inmediato al médico.

En la edad madura se aconseja realizar la mamografía anual o cada dos años, estos son los dos consejos. Cuando una mamografía no es satisfactoria, entonces vienen métodos complementarios para tener diagnósticos de certeza, como el ultrasonido, la resonancia magnética y finalmente el diagnóstico se hará a través de una biopsia.

No podemos evitar que el cáncer ocurra en ninguna parte del cuerpo, pero hay medidas particulares que nos ayudan a que nos volvamos personas más sanas.

En el caso del cáncer de mama, se debe procurar una dieta balanceada, una prudente ingesta de grasas que sea adecuada para la edad y la estatura, mantenernos en el peso correcto y hacer la cuota correspondiente diario de ejercicio físico. El cáncer de mama es una enfermedad que no se puede prevenir, dada la constitución de la glándula mamaria y la forma en que está distribuida.

Hay muchas posibilidades de que afecte el torrente linfático y pueda viajar por la sangre, afectando los pulmones, hígado, huesos y cerebro.

La mortalidad en nuestro medio es alta por el hecho que nosotros lo diagnosticamos en etapas relativamente avanzadas, producto de un acceso a los recursos de salud bastante limitado, los factores culturales y las situaciones económicas propias de cada individuo.

Por su parte, Fredy Flores, doctor general del IHSS, comenta que el cáncer de mama es igual de peligroso que el de cuello uterino. “Su agresividad varía de persona a persona”, dice Flores, “ya que cada una cuenta con uno o más factores predisponentes que otras; y debido a estos es que depende el comportamiento del cáncer”.

También influye enormemente el tiempo en que se detecta, entre más temprano se diagnostica, mejor probabilidad de vida se tiene, ya que hay menos afección de los órganos existentes y su extensión es menor, por ende los tratamientos son más efectivos.