9 mitos sobre la mamografía

Pregúntale a tu médico sobre cuándo debes comenzar
a programar tus exámenes anuales

octubre. mes de concienciación sobre el cáncer de mama

Redacción. Cuando Jessica H. cumplió 40 años, su ginecólogo la sentó para esa charla que muchas mujeres temen mientras se acercan a esa edad. Era hora de que comenzara a hacerse mamografías anuales para detectar el cáncer de mama.

“Estaba bastante aterrorizada”, dijo Jessica. “Escuché de otras personas que duele”. Para sorpresa de Jessica, su mamografía no le dolió como ella pensaba, la técnico en mamografías que la atendió le ayudó a calmar sus nervios y a guiarla a través de la experiencia.

Considerando la importancia de la detección temprana del cáncer cuando el tratamiento tiene las mejores posibilidades de éxito, Jessica alienta a todas las mujeres a no temer a su primera mamografía.

Para aquellas que aún pueden tener dudas, sigan leyendo para conocer algunos mitos que puede haber escuchado sobre las mamografías y la verdad detrás de ellas. El examen previene la enfermedad y salva muchas vidas.

Mitos y verdades

Mito 1: No tengo síntomas y no tengo antecedentes de cáncer de mama, por lo que no necesito hacerme mamografías anuales.Verdad: La Sociedad Estadounidense del Cáncer dice que la mayoría de las mujeres a las que se les diagnosticó cáncer de mama anteriormente no tenían antecedentes familiares. Y cuando el cáncer de mama se encuentra en etapas iniciales, a menudo no causa síntomas. Las mamografías son la mejor herramienta de detección disponible para detectar temprano el cáncer de mama. Al realizarse una mamografía, aumenta la probabilidad de que la detecte temprano cuando el tratamiento tiene la mayor probabilidad de éxito.

Mito 2: Me hice una mamografía el año pasado, así que no necesito una este año.Verdad: El propósito de la mamografía es la detección. No puede prevenir el cáncer de mama. Al realizarse una mamografía cada año, aumenta la posibilidad de detectar el cáncer cuando es temprano. Saltarse una prueba de detección anual aumenta el riesgo de encontrarla en una etapa posterior.

Mito 3: Todavía no tengo 40 años, así que no necesito empezar a pensar en las mamografías.Verdad: Aunque la edad recomendada es de 40 años, eso puede cambiar según ciertos factores de riesgo y antecedentes familiares. Mucho antes de que cumpla 40 años, deberás hablar con tu doctor sobre estos factores de riesgo. Solo él puede ayudarte a determinar cuándo es el mejor momento para comenzar a hacérselas.

Mito 4: Las mamografías me exponen a niveles peligrosos de radiación.Verdad: Las mamografías utilizan una cantidad increíblemente pequeña de radiación. De hecho, la Sociedad Estadounidense del Cáncer dice que la cantidad de radiación que recibe una mujer de una mamografía es aproximadamente la misma cantidad que recibiría aproximadamente durante dos meses en su entorno natural.

Mito 5: Una mamografía 3D es lo mismo que una tradicional.Verdad: La mamografía tradicional toma imágenes bidimensionales de la mama. Aunque sigue siendo una herramienta precisa para detectar anomalías en los senos, la 3D permite a los radiólogos ver el tejido mamario de una capa a la vez. Esto hace que los detalles finos sean más visibles y es menos probable que se bloqueen por el tejido superpuesto. Los beneficios de esto incluyen menos falsos positivos o negativos, mejor detección temprana y más tranquilidad y menos ansiedad para las mujeres.

Mito 6: Las mamografías duelen.Verdad: Para tener una visión clara de tu seno, debe estar aplanado. Esto puede causar molestias, pero no debería doler y solo dura unos segundos. En el gran esquema de las cosas, un breve momento de incomodidad es una compensación razonable por tener tranquilidad cuando se trata de tu salud. Además, cuanto más cerca esté tu período menstrual, más sensibles pueden ser tus senos, así que ten esto en cuenta cuando programes tu examen.

Mito 7: Encontrar un bulto significa que tengo cáncer.Verdad: Esto puede sorprenderte, pero muchos bultos no son cancerosos. De hecho, los bultos benignos son bastante comunes, pero pueden causar síntomas que se asemejan al cáncer. Si descubres un bulto durante un autoexamen, ¡no lo ignores! Habla con tu médico y programa una mamografía.

Mito 8: Las mamografías no son efectivas si tengo tejido mamario denso.Verdad: Las mamografías pueden ser menos sensibles al tejido denso, pero con la adición de la mamografía 3D, son más precisas que nunca. Si hay un cambio en la estructura de su tejido, es posible que te llamen para realizar más pruebas, pero no te asustes. No significa que tengas cáncer. Es solo para asegurarse de que los cambios sean normales.

Mito 9: Mi médico no me dijo que necesitaba una mamografía, por lo que no puedo programar un examen.Verdad: No necesitas que tu médico te escriba una receta o complete un formulario de pedido para que te realices una mamografía de detección. La recomendación es que si eres mujer a partir de los 40 años, debes hacerte una mamografía todos los años, incluso si tu médico se olvida de mencionarlo. Las mujeres pueden solicitar por sí mismas una cita para su examen anual para la detección más temprana del cáncer de mama.

Otros consejos

- El día del examen usa una falda o pantalones en lugar de un vestido, ya que deberás quitarte la ropa de la cintura para arriba. No te pongas desodorante ni perfume, ya que estos pueden aparecer en la imagen e interferir con los resultados del análisis.

- Evita programar tu mamografía antes de tu período.

- Lleva los resultados de tu última mamografía.

- Asegúrate de que tus últimos resultados estén disponibles para la persona que vaya a leer el estudio.