Las probabilidades de que un hombre casado formalice la relación con su amante son pocas,  aléjate de los triángulos amorosos para que puedas tener tranquilidad.
Las probabilidades de que un hombre casado formalice la relación con su amante son pocas, aléjate de los triángulos amorosos para que puedas tener tranquilidad.

Razones para no ser la amante

La degradación emocional y moral es a lo que se expone una mujer al aceptar ser la “otra” de un hombre casado

Entablar una relación amorosa con un hombre casado nunca será buena idea, pues es alguien que no te conviene; sin embargo, algunas no se dan cuenta de todo lo que conlleva una relación de este tipo, ya que muchas veces el amor las ciega.

Estar enamorados beneficia a la salud y al estado anímico, pero amar a una persona comprometida puede causar sufrimiento, incluso puedes ser una persona infeliz por estar involucrada sentimentalmente con una persona que tiene un compromiso con alguien más y a ti no te ofrece más que tener una relación furtiva.

Charont Villalobos, especialista en psicología, nos comenta quién sufre más en una relación “prohibida”.

“La parte que más se ha entregado a la relación amorosa, ya sea la esposa, que se ha comprometido en cuerpo, alma y espíritu, o la amante, que vive esperanzada de que algún día ese hombre será de ella”.

Este es un tema muy amplio y complejo, pero ser amante no es algo que aporte cosas positivas a tu vida.

“Si se posee una baja autoestima nos sentimos indignos, necesitados de ser amados para ser felices, permitimos dejar entrar a cualquier persona a nuestra vida y le damos el poder de hacer y deshacer en nuestra vida”, agregó Villalobos.

Si tienes una relación con un hombre casado lo mejor es que la termines aunque te duela, de lo contrario esa situación dañará tu amor propio y autoestima al ser el juego de alguien, perderás todo respeto, seguridad, credibilidad o afecto que alguna vez te tuviste.

“Darse cuenta de que necesitamos ayuda, que no hemos actuado bien al elegir ser la amante de una persona, eso nos hace ser responsables de nuestros actos y nos garantiza un mejor estilo de vida.

Tienes que tomar una decisión definitiva que marcará un antes y un después como mujer, debes tener determinación y acabar con esa relación, que a la larga te hará daño; aprende a amarte, valorarte y cuidarte como mujer valiosa que eres.

Las probabilidades de que un hombre casado formalice la relación con su amante son pocas, no debes aferrarte a ese tipo de relaciones, aléjate de los triángulos amorosos para que puedas tener tranquilidad”.


Razones para no ser amante

1. Nunca podrá sentirse plena: siempre estará ese sentimiento de culpa en ella atormentándola a cada momento, esa voz interna que le dice ‘hay algo que no estás haciendo bien’.

2. Esperanzas fallidas: esperará desesperadamente un momento que lastimosamente nunca llegará, el anhelo y deseo constante de compartir su tiempo con la persona que ama.

3. Pérdida de tiempo: brindando todo de ella, su tiempo, su energía a una relación que no es segura, que no posee base ni compromiso alguno, dando tanto de ella por muy poco.

4. Juego clandestino: el juguete principal será ella (la otra), a él no le importará lastimar la dignidad de ella como mujer ni respetará sus pensamientos, mucho menos sus emociones.