“Hay muchos tratamientos, pero sin validación científica. Lo ideal sería prevenirla”, aconseja Diana García, Dermatóloga.
“Hay muchos tratamientos, pero sin validación científica. Lo ideal sería prevenirla”, aconseja Diana García, Dermatóloga.

Celulitis: causas, prevención y tratamientos

La molesta “piel de naranja” se combate si te ejercitas y mantienes tu piel hidratada

La celulitis son hoyitos que aparecen en la cadera, la pancita o las piernas, zonas donde, por lo general, se almacena más grasa. Esto suele ser penoso y muy molesto para quien la tiene, pero existen muchas maneras de combatirla, para ello primero debes saber qué te la causa.

La dermatóloga Diana García nos detalla que la celulitis de origen cosmético o estético es la más común. Por los depósitos de grasa en ciertas áreas como muslos, caderas y glúteos, se le llama también “piel de naranja”.

La celulitis se caracteriza por alteraciones de relieve irregulares en la superficie de la piel afectada, como el abdomen y parte superior de los brazos. Da un aspecto de “queso cottage”, añade la dermatóloga Martha Herrera.

Causas. Hay varias causas, unas son modificables y otras, definitivamente, no. Las no modificables son:


Hormonal: Las mujeres producen estrógenos, por eso es una enfermedad casi propia de ella, esto no sucede en hombres, aunque hay una minoría de ellos que la padece.

Herencia genética: Así como hay mujeres que genéticamente tienden a tener muslos más gruesos o pompis más grandes, otras son más delgadas y otras padecen celulitis.

Personas con predisposición hereditaria e insuficiencia venosa deben hacerse regularmente drenaje venoso y linfático a través de masajes.

fd-celulitis1-260221(800x600)
La celulitis pueden padecerla tanto mujeres delgadas como mujeres con sobrepeso.



Las causas modificables son: el sedentarismo, la falta de ejercicio, tabaquismo, la ingesta de alcohol, la dieta con alta cantidad de carbohidratos y grasas (ya que son los que pueden producir obesidad).

Dietas con excesiva cantidad de sal (retienen líquidos). El estrés ocasiona que haya cierto grado de aumento en la producción hormonal.

En pacientes que padecen enfermedades de sistema venoso o linfático y mujeres que toman anticonceptivos orales o tratamientos hormonales, por diversas causas, hay mayor susceptibilidad a sufrirla.

Síntomas. Depende del grado de la celulitis que se presente. Si es muy severo puede llegar a sentirse fatiga, dolor, sensación de peso en las piernas y hasta calambres nocturnos.

Aquí tienes todas las herramientas necesarias para ganarle la batalla a la “piel de naranja”, ya no tienes excusa.



Lo que debes saber

1. Debes cuidar lo que ingieres, evita el consumo de alto contenido calórico, carbohidratos y grasas, de igual manera el alcohol y el tabaco.

2. Es bueno utilizar cremas con un ingrediente básico, que es la cafeína, debe ser al 5%, pues activa enzimas que aceleran la rotura de la grasa.

3. No olvides tomar abundante agua, mantener un peso ideal y hacer ejercicios, especialmente cardiovasculares.

fd-celulitis2-260221.1(800x600)

“Una dieta saludable y balanceada siempre es lo más recomendable. ¡No hay una lista mágica!”, afirma Martha Herrera, Dermatóloga.



Tratamientos más efectivos para combatirla
Para lucir una piel radiante en shorts, minifaldas o en tu traje de baño favorito dile adiós a la celulitis.

Hay múltiples maneras de deshacerte de este enemigo, aparte de medidas que puedes tomar tú misma para eliminar la desagradable “piel de naranja”.

Existen tratamientos científicos, médico-estéticos para ayudarte en el proceso y obtener mejores resultados.

Entre ellos están el Endermology, la Iontoforesis, el VelaSmooth, el Liposhiting, la Subcisión y, de los aplicados en Honduras, te mencionamos dos:

1. Tri-Active Laser Dermology. Estimula el flujo sanguíneo, activa el movimiento de la grasa y esto ayuda a eliminarla del cuerpo.
Activa la microcirculación, moldea y favorece el drenaje linfático.
Se hacen de 3 a 5 sesiones a la semana por 6 u 8 semanas, durante 2 meses, y dura aproximadamente 50 minutos cada sesión.

2. Mesoterapia. Consiste en la aplicación de microinyecciones de medicamentos convencionales, vitaminas, aminoácidos o minerales. No requiere anestesia y es un tratamiento indoloro.