Si el agua llega al escape del carro o a los hoyos de entrada de aire en la parte frontal del auto lo estás arriesgando de más.

Recomendaciones para manejar en días lluviosos

En caso de que tengas que conducir por zonas inundadas, toma en cuenta estas medidas para prevenir accidentes o provocar severos desperfectos en tu vehículo

Vas circulando tranquilamente por la ciudad cuando una lluvia torrencial se desata y, cuando menos te lo esperas, llegas a un punto en la calle en donde hay una inundación.

Muchos hemos vivido esa situación esta semana por causa de las constantes lluvias derivadas por la tormenta tropical Eta. Y, en momentos así, tienes que tomar decisiones importantes para tu seguridad y para el cuidado y preservación de tu integridad y la de tu carro.

¿Te animas a cruzar por la inundación? ¿Será que tu carro pase? ¿Debes pasar rápido o lento? Aquí hay 5 tips que los expertos del portal ProcarAutomotriz sugieren para cuidar el carro cuando se maneja en una inundación:

1. Si es posible evita cruzar.

Si se trata de solo un gran charco y el agua le llega a un peatón, digamos a los tobillos, quizá puedas cruzar la inundación sin problemas serios, pero si el agua llega al escape del carro o a los hoyos de entrada de aire en la parte frontal del auto lo estás arriesgando de más.

Además, un problema cuando hay mucha agua es que no puedes ver si hay algún bache o agujero más profundo adelante y también debes considerar que el agua puede subir de nivel súbitamente cuando estés a medio camino.

Si el agua lleva corriente es aún más peligroso, y si empuja tu carro de manera lateral o lo hace navegar no habrá mucho que puedas hacer para maniobrar.

Valora entonces si es posible cruzar, pero no te arriesgues. Si otros carros se han quedado en medio del agua o ves que algunos están pasando antes, puede servirte de referencia para tomar la mejor decisión.

2. Si debes cruzar, mantente acelerando.

Si es posible y más seguro cruzar que no hacerlo, ten en cuenta que debes mantenerte, con el pie, acelerando y con una aceleración constante. Eso disminuye el riesgo de que el motor absorba agua desde el escape.

Eso no significa que debes ir rápido. No debes crear muchas olas o salpicar mucho, ya que eso puede hacer que el agua llegue a niveles más altos y más riesgosos para el motor de tu carro. Debes controlar el coche para acelerar, pero no avanzar demasiado rápido.

3. Si tu vehículo se apaga en medio del agua o después, no intentes prenderlo. El hacerlo podría dañar más el auto.

Lo mejor es esperar y llamar a una grúa que traslade tu carro a un taller. Si crees que es seguro esperar en el auto a que baje el agua o llegue ayuda, hazlo, pero valora si es necesario, por tu seguridad, mejor salir y esperar afuera en un lugar seguro, lejos de la corriente que pudiera arrastrarte a ti y al carro.

4. Después de pasar por un zona anegada prueba los frenos.

Es posible que los frenos no frenen igual por estar mojados. Esto depende del tipo de frenos que tengas, pero, en general, es mejor frenar despacio y varias veces después de pasar el agua para que los frenos puedan ir funcionando mejor, antes de que realmente los necesites usar.

5. Mantente pendiente después del estado de tu carro.

Si se llega a meter agua al motor, hay fallas que pueden presentarse después, o incluso puede haber grietas por el contraste del calor con el agua fría que se presenten posteriormente.

Si tu carro se mojó en un nivel considerable, ten cuidado y doble precaución, aun después del día que pasaste por la inundación para estar pendiente de que todo esté funcionando de manera adecuada.