Grandes firmas presentan su moda al aire libre

El diseñador Jacquemus sorprendió al mostrar su colección de primavera-verano 2021, titulada L´Amour, en medio de los campos de trigo en Val-d´Oise

Nuevos caminos, nuevas fórmulas derivadas de la pandemia han puesto en jaque la creatividad de las más famosas casas de moda en esta temporada respecto a los sitios para llevar a cabo los desfiles.

Así, ante la imposibilidad de tener un salón espectacular o un palacio antiguo abarrotado por clientas, blogueras, influencers y periodistas, ahora se ha visto como lugares espectaculares, sin paredes, se convierten en el escenario perfecto para mostrar la prendas que llevará el mundo en las siguientes temporadas.

A continuación, el top tres de las 'venues' más espectaculares.

Jacquemus, trigales de ensueño
Este joven diseñador que nació en la Provenza Francesa y que en el 2015 recibió el premio especial del Jurado del

Premio LVMH es uno de los más populares del momento y un amante declarado de la naturaleza.

Así, el año pasado ya había realizado su espectacular desfile entre los campos de lavanda de su región, pero este año, sorprendió aún más, al mostrar su colección de primavera-verano 2021, titulada L´Amour, en medio de los campos de trigo en Val-d´Oise en un escenario de ensueño el cual quedó plasmado con drones que sobrevolaban el evento.

Un momento bucólico e idílico en trigales infinitivos con música española, como "Piensa en mí" cantada por Luz Casal, sirvieron de marco a prendas para ambos sexos, minimalistas en colores tierra, beige, blanco y otros tonos neutros modelados por modelos de diversas tallas y estilos.

Quizás falló el fitting en algunos de los diseños pero la respuesta en las redes ante este festín visual fue realmente espectacular.

aire 2(800x600)

Un momento bucólico e idílico en trigales infinitivos sirvieron de marco a prendas del diseñador Jacquemus para ambos sexos, minimalistas en colores tierra, beige, blanco y otros tonos neutros.



Zegna, en el oasis
La ocasión lo ameritaba ya que esta famosa firma italiana de confección masculina celebraba su 110 aniversario en el marco de Milán Fashion Week que en su mayoría mostró desfiles de manera digital.

El amor a la naturaleza y a la ecología pero también al hombre y a la tecnología se combinó en este espectáculo que mostró las clásicas siluetas elegantes de esta firma en tonos café y verde, en un campo rodeado de árboles y plantas así como altas montañas.

Se trataba del famoso oasis de Zegna, un lugar que preserva la flora y la fauna de la región desde hace varias décadas.

"El ser humano está situado siempre en el centro, en perfecta armonía con la naturaleza", explicó el director artístico de la firma, Alessandro Sartori

Y para comprender la relación con la maquinaria, Zegna transportó a los espectadores a uno de sus espacios más significativos, la fábrica de textiles Lanificio de Trivero, donde los telares se fundían en el caminar de los modelos más guapos del mundo.

La pasarela no sólo resaltó los espacios icónicos de la casa masculina sino también su espíritu consciente para la selección de fibras naturales, las cuales dieron paso a la creación de una colección con siluetas fluidas con detalles voluminosos.

Dolce & Gabbana, ciencia solidaria
Esta dupla se ha dedicado desde el comienzo de la pandemia en su país a colaborar con la famosa Universidad Humanitas en Milán, con el objeto de encontrar una cura para el Covid-19. Y por esa razón, los amplios jardines de esta institución fueron los elegidos para mostrar su colección masculina titulado Parco dei Principi.

Más de cien modelos, acompañados del grupo Il Volo que entonaba típicas canciones italianas, mostraron una colección en blanco y azul dedicada a la arquitectura y el diseño de los años 60, sobre todo un emblemático hotel situado en Nápoles.

Looks basados en la precisión y la proporción con piezas que muestran gran trabajo sartorial teniendo como motivos los azulejos de cerámica creados en los 60 por Gio Ponti, los candelabros, las sillas y las texturas de este mágico lugar desfilaron ante pocos espectadores sentados a una prudente distancia y usando mascarillas reglamentarias.

Blusones, pantalones estrechos, camisas amplias, pijamas y trajes de baño marcaron esta colección con destellos de la cerámica, la escultura y el arte italiano que ha hecho famoso a esta dupla de creadores.

Unas vacaciones en Sorrento con materiales ligeros pero sofisticados como el lino, el algodón, el nylon la seda ...y ¿por qué no? la mezclilla. A destacar, las bandanas en el cuello o en el puño y las bolsas grandes para irse de vacaciones.

Importante, un porcentaje de la venta de estas prendas será donado para soportar investigación científica de la Universidad Humanitas.