¿Vuelves al trabajo? Evítale ansiedad a tu perro

La ansiedad por separación puede ocurrir al retomar las actividades fuera de casa, así que especialistas aconsejan preparar a las mascotas.

Una convivencia estrecha entre personas y mascotas se formó mientras ambos estaban en casa por la pandemia del Covid-19.

Sin embargo, el regreso a las actividades laborales de los tutores puede ocasionar miedo, frustración, aburrimiento e incluso ansiedad por separación en los animales de compañía.

Luego de casi tres meses de quedarse en casa, es pertinente preparar a las mascotas para que puedan quedarse solas en casa sin afectar su bienestar.

Revisa las siguientes recomendaciones de médicos veterinarios para evitar comportamientos no deseados en perros y gatos.

¿Qué es la ansiedad por separación?

Los perros son animales sociales, por lo que disfrutan acompañar, jugar y sentir las caricias sus tutores, quienes también se beneficiaron de este vínculo durante la cuarentena porque los ayudó a no sentirse solos.

No obstante, cuando las personas se reincorporan a su rutina laboral, las mascotas pueden presentar ansiedad por separación al quedarse solos o separarse de su tutor.

Esta afección es común en todas las razas de canes y la padece alrededor del 20 por ciento de la población canina, según Fundación Affinity.

¿Cuáles son los síntomas?

Conductas destructivas.

Ladrar o aullar en exceso.

Orinar o defecar dentro de la casa.

Babear de manera excesiva (hipersalivación).

Sudar por toda la casa o cerca de la entrada.

Jadeo constante (hiperventilación).

Vómito o diarrea.

Lamer en exceso su pelaje.

Comportamiento apático o baja actividad física.

"Ahora que ya no vamos a estar todo el tiempo que estábamos con ellos, sufren de una ansiedad y angustia terrible porque ya no van a tener una figura de apego".
Claudia Edwards, Directora de programas de HSI México.

¿Y los gatos?

Los gatos son animales sociales, pero mucho más independientes que los perros, así que están acostumbrados a quedarse solos.

Sin embargo, también pueden desarrollar ansiedad por separación, que se presenta con los mismos síntomas que los canes, además de un incremento del comportamiento de caza y de aislamiento.

1. Prepara a tu mascota

Simula lo que haces antes de salir de casa, pero quédate unos segundos en la puerta. De forma progresiva, sal por unos minutos al repetir esta simulación.

Repite la rutina por varios días consecutivos. Cada vez pasa más tiempo afuera hasta lograr minimizar las alteraciones de la mascota.

Prémiala al volver si se mantuvo tranquila.

2. Cuida sus necesidades

Procura que tu animal de compañía tenga acceso a espacios donde puedan ver la calle, personas y otros animales.

Deja en el hogar comida y agua suficiente para el tiempo que estarás ausente.

3. Sácalo a pasear

Saca a pasear a tu perro antes de irte para que se canse al realizar ejercicio. Así, cuando te vayas podrá descansar sin interrupciones.

Sal de casa en cuanto regresen del paseo para dejar solo al can unos minutos. Cada día aumenta el tiempo que tardas en regresar.

Realiza paseos breves, cercanos a tu residencia y mantén la sana distancia de otros tutores y mascotas.

4. Crea una zona segura

Establece una zona segura en casa donde puedan estar tranquilas las mascotas durante varias horas.

Ofrece sus juguetes favoritos en este sitio para que se queden quietos y relajados. También puedes usar música relajante.

5. Usa juguetes

Brinda juguetes interactivos para distraer a las mascotas, en especial a los perros. De esta forma, evitarás que muerdan o destruyan objetos.

Estos artículos obligan a los animales a trabajar por su alimento, así que pueden pasar un rato entretenidos.

Esconde premios por toda la casa para que los busquen, se distraigan y desarrollen su sentido del olfato.

6. Establece reglas

Pide a todos los miembros de la familia que sean congruentes con estas actividades de interacción con las mascotas.

Respeten los horarios de alimentación, paseo, juego y momentos a solas de los animales de compañía.

7. Evita los castigos

Evita regañar o castigar a tu mascota por las acciones que realizó mientras no estabas porque no asociará el castigo con el desorden que causó horas antes.

8. Prémiala al volver

Consiente a tu mascota, juega con ella, sácala a pasear o dale un premio cuando regreses a casa para que relacione tu retorno con algo positivo.