Llévate bien con los hijos de tu pareja

Primero reconoce la importancia que tienen para él sus hijos y no juegues un rol que no te corresponde

Es común escuchar que cuando se inicia una relación con otra persona se debe saber que no solo se trata de un vínculo con ese ser humano que se ha elegido como compañero (a) de vida, sino con toda su familia y, en ocasiones, eso incluye hijos de relaciones anteriores.

A veces, las personas no saben cómo lidiar con esa situación, ya que además de significar un lazo permanente entre su nueva pareja y su ex, en ocasiones los mismos niños hacen que la interacción sea difícil.

Por eso te damos una serie de consejos para intentar llevar una relación sana con ellos.

El amor no se fuerza. Lo primero que debes entender es que el amor es un sentimiento genuino, y más en los niños, por eso pretender que te quieran de la noche a la mañana no es lo correcto.

Hay que aceptar que los niños son personas autónomas que tienen derecho a sentirse incómodos con los cambios y con las situaciones que suceden a su alrededor, por eso es mejor pretender acercarse a ellos despacio y con paciencia.

No intentar ocupar un lugar que no te corresponde. Entender que nunca podrán ocupar en la vida de los niños el lugar que su madre o padre tenían o tienen en su vida, intentar hacerlo es uno de los errores más comunes en ese tipo de relaciones familiares.

La comunicación es fundamental. Hablar con tu pareja sobre cómo te hace sentir tu posición frente a sus hijos es uno de los pasos más importantes en el camino de consolidar una relación sana con ella y los suyos.

Al igual que la comunicación con los hijos de tu pareja es básica para hacerles entender que no llegaste a sus vidas para ser un problema, sino para amar a su padre o madre y a todo lo que esté relacionado con esa persona. Hablando de forma positiva podrás cambiar la tensión que exista entre ustedes.

Realiza actividades con tu pareja y sus hijos. Una buena forma de interactuar con los hijos de tu pareja sentimental es realizando actividades en familia, en donde todos puedan desenvolverse con sus respectivas personalidades y desde su posición intentar aceptarse tal y como son.

No hagas comparaciones. Si tú también tienes hijos previos a la relación o si concebiste hijos con tu pareja actual, nunca compares unos niños con otros, ya que esto solo genera resentimiento, tensión y peleas innecesarias. Entiende que los hijos que tu pareja ya tenía antes de entrar en una relación contigo no significan una amenaza para los tuyos.

Errores que debes evitar

1. No hables mal de las exparejas. Las personas olvidan que los niños perciben y entienden todo lo que sucede a su alrededor. A ellos no les gusta cuando alguien ataca a un ser que aman y admiran.

2. Si tu ahora pareja se lleva mal con la madre de sus hijos no te parcialices. Aliarse con nuestra pareja actual en contra del ex es un grave error que no ayudará en nada a los hijos ni a la relación con ellos.

3. Creer que estarás por encima de sus hijos es el peor error. Debes reconocer que los hijos de él siempre estarán antes de ti. Igual, si tienes hijos, estos siempre estarán por delante de tu pareja.