La clave está en saltarse la dieta exclusivamente los días 24, 25 y 31 de diciembre, el 1 de enero, y aún con todo no excederse en esos días.

Gánale a la báscula estas navidades

No nos engañemos: adelgazar en diciembre es imposible, pero con no ganar más peso ya es ganancia

Llega la hora de reunirnos con la familia en la mesa y comer los platillos típicos de la época, pero antes de agarrar el tenedor piensa cuántas porciones debes comer para no tener problemas de salud. En Navidad y Año Nuevo también es bueno moderarse.

La nutrióloga Andrea Fraga Hernández explica que tener un equilibrio a la hora de comer ayudará a tener un estado de salud óptimo, un peso saludable y que ese peso sea sostenible a lo largo del tiempo.

"El comer en exceso puede traer tanto problemas físicos como emocionales. Dentro de los físicos están los problemas gastrointestinales, problemas de sueño, dolores articulares, problemas cardiovasculares, resistencia a la insulina o diabetes, sobrepeso y obesidad. Dentro de los emocionales están la depresión, ansiedad y baja autoestima", expresa la experta.

A la hora de comer, Fraga Hernández recomienda dividir el plato en tres partes. La mitad de ensalada, 1/4 de carbohidratos y 1/4 de proteína. También limitar el consumo a 2 carbohidratos.

Por ejemplo: puré de papa + pasta o ensalada de manzana + 1 panecito o pasta + 2 copas de vino o tamales + ponche, y el resto que sean verduras de hoja fresca y proteína.

"A mayor cantidad de azúcar o grasas que se les agregue a los platillos principales más se tiene que moderar su consumo", dice. También se recomienda que los niños no tengan un exceso de azúcar, ya que les puede generar molestias gastrointestinales, hiperactividad y caries.

"Hay que respetar su apetito y no obligarlos a terminarse el plato. No hay que ofrecerles jugos ni ponche, ya que esas bebidas desplazan el consumo de alimento sólidos", recalca.




Platillos
Antes de llenar tu plato con mucha comida o repetir varias veces durante la noche, considera que el exceso de uno o más de estos platillos podría ocasionar problemas gastrointestinales y un aumento considerable de peso.
Aquí te dejamos algunas recomendaciones a seguir.

+ Ensalada de manzana
Aunque la base de esta preparación es una fruta, el problema radica en los ingredientes extra que se le añaden (bombones, piña, pasas, leche condensada, crema, coco rallado).
Un exceso podría ocasionar un aumento peligroso de la glucosa en sangre, por lo que una persona con diabetes o resistencia a la insulina no es recomendable que la consuma.
Se puede hacer la ensalada de manzana con nueces, arándanos, mitad crema y mitad yogurt natural sin azúcar. Esta alternativa aporta menos calorías, azúcares y grasas.
Porción sugerida: Adultos: 1 cucharada de servir- Niños: 1/2 cucharada de servir.

+ Tamales
Su alto contenido en grasa saturada puede ocasionar problemas cardiacos, sobre todo en personas con antecedentes o con presión arterial, sobrepeso y obesidad.
El exceso en condimentos y grasa puede ocasionar problemas en la digestión por lo que personas con gastritis o reflujo pudieran sentir molestias. Una pieza de tamal de 80 gramos contiene casi 400 calorías, 47 gramos de carbohidratos y 12 gramos de grasa.
Se recomienda comer tamales de verdura o pollo, elaborados con aceite de oliva en lugar de manteca de cerdo y moderar su consumo.
Porción sugerida: Adultos: 2 tamales Niños: 1 tamal

+ Puré de papa
La papa cocida es un alimento con alto índice glucémico, quiere decir que una vez que la consumimos se eleva muy rápidamente el azúcar en la sangre.
Personas con problemas de diabetes deben de limitar su consumo, ya que la glucosa en sangre puede elevarse muy rápidamente causando mareo, debilidad, dolor de cabeza, náuseas o vómito, dificultad para respirar, dolor abdominal.
Porción sugerida: Adultos: 1 cucharada para servir - Niños: 1/2 cucharada de servir.

+ Pastas
Estos carbohidratos proporcionan energía y la mayoría de pastas vienen adicionadas con vitaminas y minerales. Sin embargo, un exceso en el consumo propicia aumento de peso, aumento de triglicéridos y si están hechas a base de crema o mantequilla un aumento en los niveles de colesterol.
Porción sugerida: Adultos: 2 cucharadas de servir - Niños: 1 cucharada de servir.


Bebidas
+ Ponche
Su consumo saludable depende en gran medida de las frutas con las que se elabore y si se añade azúcar o alcohol.
Tomar en exceso aumenta el consumo de calorías líquidas lo que puede traer aumento de peso y aumento el los niveles de azúcar en sangre.
Se recomienda hacerlo con jamaica, tamarindo, canela, tejocote, ciruela pasa, guayaba y manzana. No agregar azúcar o agregar poca azúcar mascabado o alternativas como el monk fruit o Stevia.
Porción sugerida: Adultos: Entre 1 y 2 tazas. Niños: 1/2 taza.

+ Bebidas alcohólicas
Su exceso también propicia el aumento de peso además de daño hepático, daño cerebral (problemas de memoria, concentración, discernimiento, deterioro cognitivo y demencia), inflamación de páncreas, estómago e intestino.
Porción sugerida: Adultos 2 copas o vasos. Niños o preadolescentes: Ninguno.

+ Pavo, pollo, carnes rojas
Son proteínas, las cuales ayudan a mantener una masa muscular saludable y participan en muchos procesos dentro del cuerpo.
En exceso pueden ocasionar aumento en la presión arterial, aumento en ácido úrico y daño renal.
Porción sugerida: Adultos: Palma de la mano sin contar los dedos. Niños: palma de la mano del niño, sin contar sus dedos.

*Con información de Andrea Fraga Hernández, nutrióloga.