La exposición excesiva al sol puede provocar cáncer en la piel, tome precauciones.
La exposición excesiva al sol puede provocar cáncer en la piel, tome precauciones.

Evita los problemas de la piel causados por el sol

Las quemaduras por el astro rey suceden cuando la exposición es prolongada y sin ningún tipo de protección

Tomar el sol puede tener sus beneficios, entre ellos, que los rayos UV ayudan a producir vitamina D en los huesos y dientes, mejoran el aspecto de la piel, estimulan tus defensas, la luz solar favorece al estado de ánimo, mejora la calidad del sueño, etc.

No obstante, si no se tiene el debido cuidado puede provocar muchos daños, entre ellos: quemadura solar, reacciones alérgicas que pueden producir eccemas, ampollas, irritación de la piel, manchas oscuras, etc. Y, a la larga, envejecimiento prematuro, lesiones premalignas y cáncer, ya sea basocelular o melanoma.

Según el dermatólogo Heryberto Osorio, profesional de la salud, durante los meses de verano los rayos solares inciden más perpendicularmente sobre la Tierra.

Esto afecta directamente la manera en cómo los percibimos y cómo reaccionamos a ellos. Se produce más calor y las superficies como el agua y la arena los reflejan mejor.

Consejos para la protección solar
1. Evitar exponerse abiertamente al sol entre nueve de la mañana y tres de la tarde, usar protección.

2. Buscar protectores solares tópicos que se ajusten a su tipo de piel con un factor de protección de por lo menos 50 y que abarque por lo menos radiación UVA/UVB, y repetir la aplicación cada tres a cuatro horas.

Ropa adecuada. Para evitar lesiones provocadas por el sol es recomendable usar ropa adecuada de telas frescas como el algodón o lino, por ejemplo, que sea holgada, de colores oscuros si hay brisa, o claros en su defecto, uso de sombreros o gorras, lentes que protejan rayos UVA/UVB, protectores solares en cremas, lociones, geles, etc. sobre la piel de áreas expuestas y consumir agua regularmente, frutas y verduras.

Las personas que están más propensas a los daños de la radiación solar son “aquellas que por cualquier razón se exponen constantemente y sin protección, personas de piel clara y con antecedentes de problemas dermatológicos y aquellas que tienen deficiencias en la hidratación y buena alimentación”, argumenta Osorio.

Además, existen otros factores que ponen en riesgo la piel de las personas; entre ellos, enfermedades de base, deficiencias nutricionales, falta de higiene y protección adecuados, antecedentes familiares o personales de enfermedades dermatológicas.

Si va a visitar lugares donde estará expuesta al sol, con anticipación escoja ropa adecuada, evite exponerse en las horas de mayor radiación, ducharse siempre que entre y salga del agua, lavarse las manos constantemente, etc.