Los jogging parecen haberse convertido en un comodín de la moda actual
Los jogging parecen haberse convertido en un comodín de la moda actual

Los “pants” hacen el “upgrade”

Aunque han augurado su partida, el estilo deportivo urbano no deja de potenciarse antes de despedirse

En tiempos pasados, los pants, chándal en España o jogging pants en Estados Unidos, estaban reservados exclusivamente a los confines de los gimnasios, pero hoy que las reglas de la vestimenta están cambiando a favor de la comodidad y la individualidad esta prenda se ha convertido en una básica de la indumentaria moderna.

Los aman los jóvenes “influencers”, que se atreven audazmente a mezclarlos con vestidos, tacones, abrigos de peluche y los llevan hasta el coctel más sofisticado. Y así, se ha olvidado el malicioso dicho de Karl Lagerfeld, quien afirmaba a principios del año 2000: “Cuando pierdes el control de tu vida, te compras unos pants” y, ahora, paradójicamente, su famosa casa los produce en terminados de lujo.

Así va acorde con la tendencia el athleisure, o dar más estatus a las prendas deportivas, y con los cantantes de rap y reguetón, que adoran todo lo que brille, que demuestran que siendo tan populares pueden darse el lujo de andar como por su casa, aunque se trate de las fiestas más elegantes. Y este podría ser quizá también el concepto detrás de la moda de andar en pijama por la vida.

“No es posible llevar una prenda de este tipo hecha en algodón, felpa o jersey del gym a un evento formal. Ahora, si está trabajada en terciopelo, seda y presenta detalles elegantes, como bordados, aplicaciones y detalles realizados a mano... yo creo que sí puede funcionar, depende de la personalidad del que la porta”, afirma Gisela Méndez, especialista en imagen.