10 exfoliantes naturales para tu piel

El azúcar es uno de los principales ingredientes para hacer estos limpiadores

El uso de productos químicos puede ser perjudicial para la piel, principalmente si no se eligen los adecuados.

Se puede acudir a la exfoliación natural, ya que mejora la apariencia de la dermis.
Tras eliminar las células muertas de tu piel notarás cambios inmediatos: una piel más sana, poros limpios y libres de grasa y disminución de líneas faciales que con el tiempo se convierten en arrugas.

1. Café. Añade una cantidad suficiente de café en una crema para humectar, luego aplícala sobre el rostro húmedo en forma circular y enjuaga con agua tibia.

2. Leche y avena. Vierte en un recipiente dos cucharadas de leche en polvo, media taza de avena molida y un poco de maicena. Disuelve hasta que forme una pasta y puedas aplicarla a tu piel, principalmente en la cara y el cuello. Deja reposar durante 10 minutos y luego lo retiras con agua tibia.

3. Granola. Este grano tan rico en vitaminas humecta la piel de tu rostro; aplícalo de manera circular mezclando media taza de granola y agua tibia en un recipiente.

4.Miel y linaza. Ayuda a desaparecer las manchas en los codos y rodillas; además, las mantiene suaves y firmes. En un recipiente con agua tibia añade media taza de miel. Agrega dos cucharadas de linaza y mezcla hasta que se haga pasta. Refrigérala y luego la aplicas en las zonas ya mencionadas durante tres minutos.

5. Azúcar morena. Pon la cantidad necesaria de azúcar morena en una crema facial y luego aplícala de forma circular sobre tu cutis.

6. Exfoliante corporal de chocolate. Dejará tu piel más lisa y con un aspecto rejuvenecido gracias a sus compuestos: azúcar, cacao y aceite.

7. Exfoliante de linaza y miel. Para mantener los codos y las rodillas suaves y bellas mezcla 1 taza de miel con 1/2 vaso de agua tibia. Agrega 25 gramos de linaza y revuelve hasta tener una pastita. Pon la pasta en el refrigerador por tres horas. Frótate los codos y las rodillas con la pasta y déjala actuar por tres minutos. Lávate con agua destilada.

8. Azúcar y aceite de oliva. Mientras tomas una ducha exfóliate con estos ingredientes y agrega un cuarto de azúcar más tres cucharadas de aceite. Al final aplícalo sobre todo tu cuerpo.

9. Azúcar y limón. Vierte dos cucharadas de azúcar en un recipiente pequeño y añade el zumo del limón. Cuando tengas tu rostro lavado aplica la mezcla sobre tu piel.

10. Plátano y azúcar. Echa trozos de plátano maduro, tres cucharadas de azúcar morena y un cuarto de vainilla. Mezcla los ingredientes, aplica sobre todo el cuerpo mientras tomas el baño y enjuaga.

Tratamientos profundos
Es recomendable que, una o dos veces a la semana, se realice un tratamiento más profundo que nos ayude a regenerar nuestra piel.

Es necesario repararla y limpiarla en profundidad y, para ello, lo mejor es una exfoliación y aplicar, posteriormente, una mascarilla que hidrate y repare toda nuestra epidermis.

En casa se aconseja utilizar exfoliantes suaves de bajas concentraciones, ya que de esa forma evitaremos irritar nuestra piel o conseguir efectos no deseados, como la sensación de picor o escozor.

Por otro lado, las mascarillas aumentan las defensas de la piel. Asimismo, al ser ricas en principios activos muy concentrados, ayudan a reparar la piel y nutrirla. Hay mascarillas limpiadoras, hidratantes, reconstructivas y reparadoras; su uso dependerá del resultado que deseemos obtener. Estos se pueden alternar, solo pon en práctica estos tips para mantener tu piel bella y sana.