Scarlett Johansson y su régimen de heroína

Uno de sus entrenadores revela cómo se pone en forma la Viuda Negra, de Avengers

Scarlett Johansson tiene 34 años y es mamá, pero asegura que hoy se siente mucho más fuerte y capaz que hace 10 años, y todo se lo debe a Black Widow, su personaje en la franquicia Avengers.

La actriz trabaja con el entrenador Eric Johnson desde 2009, pero en esa época recuerda que ella no era nada hábil, pues durante un ejercicio lo golpeó en la nariz y lo hizo sangrar, según contó a The Hollywood Reporter.

Ahora, Scarlett puede levantar 200 kilos de peso (400 libras), hacer sentadillas, desplantes y lagartijas con un disco de 20 kilos en la espalda.

Durante tres semanas previas al rodaje hacía entre 45 y 60 minutos de entrenamiento, cuatro días a la semana, a partir de las 6:00 am, antes de que su hija despertara.

La sesión incluía levantamiento de pesas estilo olímpico y trabajo de gimnasia, hot yoga y pilates.“Scarlett odia el cardio tradicional, así que hace sprint, trabaja con cuerdas y pesas rusas”, expresa Johnson.

En cuanto a la dieta, combinaba días con pocos carbohidratos (115 gramos de proteína, 75 de carbohidratos y 50 gramos de grasa) y otros en los que se aumentaban (105 gramos de proteína, 125 gramos de carbohidratos y 35 gramos de grasa).

Artes marciales. Scarlett ha practicado artes marciales para ganar masa y fuerza muscular e incrementar su flexibilidad. Otro de sus entrenadores de cabecera es don Saladino, quien reveló a Well and Good una tabla de 20 minutos con la que moldea la silueta de Johansson.

El entrenador señala que puedes hacer entre tres y cinco rondas sin descanso entre ellas, dependiendo del tiempo que tengas disponible.

co-reportaje2-030519(800x600)
La actriz es envidiada por su talento y belleza


Su rutina de ejercicios
1.Sentadillas split. Es similar a los desplantes, pero la pierna de atrás se mantiene ligeramente elevada sobre un banco bajo o una barra. Incrementa la intensidad usando pesas de peso medi. Haz 10 repeticiones con cada pierna.

2. Flexiones. Hacer 10 repeticiones. Si tu nivel no es avanzado, hazlas apoyándote en las rodillas.

3. Remo alterno con mancuernas. Ideal para trabajar espalda, bíceps, hombros y abdominales. De pie y con los pies separados a la distancia de los hombros, inclínate hacia delante flexionando la cintura. Estira los brazos de forma que las mancuernas queden por encima del suelo. Repite 10 veces con cada brazo.

4. Plancha lateral. Ponte en posición y eleva la pierna más alejada del suelo hasta dibujar una uve con ambas. Aguanta entre 30 y 60 minutos a cada lado.

5. Peso muerto rumano. Coloca los pies a la anchura de las caderas y flexiones ligeramente las rodillas. Sostén una barra con peso con un agarre cuya apertura sea similar a la del ancho de los hombros.

Eleva el peso utilizando la fuerza de la cadera y soltando el aire. Cuando hayas elevado la barra a la altura de la cadera, baja lentamente la barra llevando la cadera hacia atrás mientras doblas ligeramente las rodillas. Repite 10 veces.

6. Crunch invertido. Coloca los brazos al lado del tronco con las palmas apoyadas en el suelo. Asegúrate de que los pies estén juntos y paralelos al suelo. Al inhalar, mueve las piernas hacia el tronco mientras elevas las caderas del suelo hasta que las rodillas estén cerca de tocar el pecho. Contrae el abdomen un segundo y regresa a la posición inicial. Haz diez repeticiones.