Rescata tu platillo favorito con trucos caseros

¿Una sopa te quedó salada? ¿Una salsa salió más picante de lo esperado? ¡No te preocupes! Aquí te dejamos algunos tips que te salvarán de apuro en la cocina y que te ayudarán a ahorrar tiempo.

Bájale lo picoso a tu salsa
Arturo García Cáceres, consultor de cocina, dice que una forma de evitar que tu salsa sea muy picante es quitándole desde un inicio las semillas de los chiles que vayas a utilizar.

Por nuestra naturaleza estamos acostumbrados a que la comida tenga picante, pero para evitar el exceso de picante en una salsa básicamente hay que limpiar los chiles lo más que se pueda de semillas.

Alcalá recomienda aligerar el picor con un poco de mantequilla, manteca, aislando el cilantro o el perejil o bien agregando un poco de azúcar


Sopa salada
Javier Alcalá, chef corporativo para la zona Norte de Liverpool, comenta que una manera sencilla de salvar una sopa salada es agregando un poco de papa o pan blanco. “Dependiendo del tipo de sopa, la papa o el pan van a ayudar a absorber cierta cantidad de sal”, dice.

Quita el sabor ahumado
Si se te quemaron un poco los frijoles o las lentejas, una manera sencilla de mejorar el platillo es ocultando el sabor.

“Hay maneras de aligerar esos sabores con tocino o chile para tratar de disfrazar el sabor, redirigiendo el paladar a otro lado en lugar del quemado”, expresa Alcalá. “Sólo cuando tiene un ligero sabor a tostado se puede disfrazar ese sabor”.


Cocción en menos tiempo
García Cáceres, recomienda que para reducir el tiempo de cocción de las lentejas o las habas se deben dejar remojando en agua desde la noche anterior. “Se limpian las lentejas y las dejas en agua una noche anterior, al otro día, cuando comiences a prepararlas, el tiempo de cocción es mucho más rápido, quedan mejor cocidas y tienes más nutrientes”.