Antes de pintar asegúrate de que haya suficiente sol para que la pintura se adhiera bien a las superficies.
Antes de pintar asegúrate de que haya suficiente sol para que la pintura se adhiera bien a las superficies.

Cambia el color de las paredes de tu casa  

Para un mejor resultado combina los muebles, puertas y accesorios de decoración que ya tienes, así crearás un ambiente más armonioso y sofisticado.

Si el espíritu de remodelación ha llegado a tu casa o si estás en planes de mudarte a un nuevo lugar, debes saber que el color de las paredes juegan un papel muy importante en la comodidad y elegancia que desees sentir.

Pintar la casa no se trata solo de cubrir defectos y evitar el deterioro progresivo, sino también es explotar tu creatividad y conectar tus emociones con el espacio más íntimo que posees.

La diseñadora de interiores Jennifer Díaz indica que, para empezar, debes tener muy claro cuál es tu estilo, tus colores preferidos y los significados de cada uno. Ejemplo: “si tu estilo es contemporáneo, los colores fríos te van perfectos (azul, gris, blanco).

Si te gusta más lo clásico, los neutros y cálidos quedarán mejor en tu casa. Si te identificas con lo vintage, los colores intensos, como el verde menta, el rosa, ocre y turquesa, son tu mejor opción”, indica la experta.

Ahora bien, si eres joven, atrevida y con un estilo de vida más excéntrico, los tonos rojos, naranjas, amarillos, fucsias, incluso los neón, representarán toda esa energía y positividad que hay en ti.

Una vez teniendo esta información, el siguiente paso es seleccionar el acabado que quieres darle. La diseñadora sugiere que si las paredes son completamente lisas, una pintura satinada sería la mejor opción, en cambio, el mate puede disimular las imperfecciones que estas tengan.

Por último, te explicamos los tres elementos básicos que debes considerar: la dimensión de tu casa, la intensidad de luz natural que recibe y el tipo de habitaciones que vas a pintar.


ESPACIO PEQUEÑO. Opta por colores claros para dar sensación de amplitud, como el blanco, beige y tonos pasteles.

ESPACIO GRANDE. Tienes la ventaja de poder jugar con colores más atrevidos, oscuros y vibrantes sin interferir en el tamaño y elegancia de la habitación.

ILUMINACIÓN. Si no entra el sol directamente, aplica colores suaves y tonos tierra. Pon lámparas cálidas para la noche.

PIEZAS. No es lo mismo pintar un baño que un estudio, la sensación que transmite cada color debe ser acorde a la pieza pintada.


Tonos
Los colores nude o tierra aluden la calidez y elegancia.
Los pasteles significan calma y comodidad.
El gris, negro y blanco se asocian al lujo y modernidad.