Recuerda que las buenas prácticas alimenticias se aprenden en casa. Y son papá y mamá quienes, con su ejemplo, deben enseñarle al niño a comer adecuadamente.
Recuerda que las buenas prácticas alimenticias se aprenden en casa. Y son papá y mamá quienes, con su ejemplo, deben enseñarle al niño a comer adecuadamente.

Buenos hábitos para fortalecer las vías respiratorias

Haz que en este regreso a clases tus hijos estén sanos y fortalecidos contra enfermedades que los afecten en su salud y en su rendimiento escolar

En el caso de los niños, especialmente los que están en edad escolar, una alimentación balanceada se reflejará en el beneficio de su salud y de su rendimiento académico.

Ahora que tus niños empezaron las clases en la modalidad virtual, es necesario que pongas en práctica un cambio de hábitos en su alimentación para fortalecer sus defensas y evitar que se ausenten de sus clases.

Es necesario que tomen una merienda, alimento que se consume entre el desayuno y almuerzo y que no sustituye a ninguno de estos. El mismo sirve para reparar las fuerzas del niño, por lo que su contenido debe ser nutritivo y balanceado.

Este refrigerio impide que los pequeños pasen horas sin alimento, ya que durante su tiempo en clases virtuales se encuentran en constante actividad.

“Una buena forma de menú es el clásico sándwich o torta, en donde se pueden incluir alimentos ricos en proteína como atún, queso, jamón, pollo entre otros”, asegura el nutricionista Ramón Benítez.

Añade que “se pueden acompañar con un jugo de frutas, verduras o agua fresca de distintos sabores y una fruta o barra de cereal, además de que es posible agregar palomitas naturales, verduras ralladas, fruta picada, etcétera”.

Por otro lado, algunas familias acostumbran incluir embutidos como jamón, pastel de pollo, queso de cerdo o salchichas, con la idea de que éstos son saludables, sin embargo, no se debe abusar de ellos, ya que se trata de alimentos industrializados con conservadores y grasa saturada.

Padecimientos respiratorios. La mejor farmacia es tu dieta. Si quieres mantener a tus hijos alejados de padecimientos de las vías respiratorias, más que darles suplementos de vitamina C, debes cuidar su alimentación y hacerla lo más balanceada posible.

Aunque la mejor solución para combatirlos radica en mantener una alimentación saludable y variada, muchas veces es difícil escaparse de estos padecimientos.

Por ello, especialistas aconsejan invitar al menú alimentos con propiedades antioxidantes, antivirales y bactericidas, es decir, que contengan vitamina C, B y A, como el limón, naranja, mandarina, kiwi y la granada.

Sigrid Pimentel, nutrióloga, señala que el jengibre reúne estas propiedades, además de contener fitoquímicos que ayudan a calmar enfermedades respiratorias. “El jengibre es muy importante para deshacer las flemas y para limpiar el tracto respiratorio; también alivia síntomas de congestión. Es una buena opción crudo o agregando 250 miligramos en agua caliente para tomarse en té“, apunta.

Distintos tipos de verdura también son recomendados, como los hongos, que generan inmunidad, o el brócoli y el col de bruselas que tienen vitamina B, así como las acelgas y verdolagas.

Aunque en cualquiera de sus presentaciones se recomienda la ingesta de verduras, la nutrióloga aconseja que sea en crudo, ya que mantienen la totalidad de sus propiedades.

“Si se consumen crudas se conservan los nutrientes. En cambio, al momento de tener contacto con altas temperaturas se puede perder ciertos nutrientes en las verduras, por eso es importante que se coman de forma natural”, señala.

La especialista recuerda la importancia de tomar dos litros de agua al día; dice que la ingesta de líquidos puede dividirse entre agua natural y jugos.

“No hay alimentos mágicos o maravillosos, es todo el conjunto de tu dieta lo que hace que tu cuerpo pueda defenderse de cualquier enfermedad. No puede pensarse en que un solo jugo todas las mañanas va a mantenerte sano”, aclara la nutrióloga Susan Castro.

Obviamente, agrega la experta, hay algunos ingredientes con estrellita extra, que agregan valor a tu dieta, y son los llamados superalimentos (coco, chía, espirulina, pasto de trigo, quinoa, acai, cúrcuma, jengibre, té matcha…)

Es cierto, un jugo, smoothie o té puede ayudar a las defensas de tus niños, pero toma en cuenta las siguientes recomendaciones de la experta en nutrición:

1. Llénalos de energía. Todas las frutas y verduras son antioxidantes. Se recomienda consumirlas de varios colores para recibir diferentes vitaminas y minerales. Hazlas la base de tus jugos o smoothies mañaneros.

2. Fortalécelos con antibacteriales. Considera incluir en tus preparaciones ingredientes con propiedades antibacteriales, como cilantro, comino, orégano o jitomate. La miel con limón es bactericida.

3. Dales jengibre. Es maravilloso sobre todo para los ataques de tos. Poniéndolo en tus jugos puedes ayudar a paliar ese malestar. Menta y canela también son expectorantes.

4. Consuman aceite de coco. Tiene dos ácidos grasos que solo se encuentran en él y en la leche materna y van enfocados totalmente al sistema inmunológico. Agrega una cucharadita a tus licuados.

5. Aumenta sus defensas con ajo negro. El ajo negro es bactericida, antimicótico y retroviral, tiene todas las propiedades para ayudarte más fácilmente a salir de la enfermedad.

6. Sustituye la leche de vaca. Esta provoca mucha flema, si tu niño tiene ataques de tos fuertes no le sigas dando leche. Usa sustitutos de coco, almendra, avena o arroz.

7. Disminuye el azúcar. Consumir dos cucharaditas de azúcar disminuye el sistema inmunológico a la mitad en las siguientes dos horas. Sustituye el azúcar con fruta y endulza los licuados con una cucharadita de miel.

8. Aliméntalos con vitamina C. Esta ofrece un escudo frente a enfermedades respiratorias, procúrala de naranjas, mandarinas, toronjas, guayabas, melones o tomates.

9. Desayuno completo. Los jugos o smoothies NO son un sustituto del desayuno completo para tus niños. Su primera comida del día debe incluir jugo, fruta y plato fuerte.

10. Dieta saludable. Recuerda que de nada sirve hacerles a tus hijos el mejor smoothie o un jugo lleno de superalimentos si el resto de su dieta no es balanceada y saludable.