5 trucos para que tu hijo coma verduras

Enséñales a tus niños la importancia de una alimentación sana, acostúmbralos a todo tipo de verduras y frutas para su buen desarrollo

SAN PEDRO SULA. La hora de la comida puede ser la más divertida o la más estresante para tus hijos; sin embargo, tú tienes el poder de manipular la situación a su favor y, por supuesto, por el bienestar de ellos.

Dariela Orellana, psicóloga y especialista en estimulación temprana, indica que ofrecer algo como premio a cambio de probar determinado alimento no es correcto, pues al hacerlo “le estás confirmando de antemano que este no es apetecible por sí mismo. Por ejemplo, al momento de empezar a comer decirle que le darás ese juguete que tanto quiere o que le darás su postre favorito”.

Otra de las recomendaciones para que no se rehúse a comer verduras es mezclarlas poco a poco con diferentes complementos que el niño disfrute al momento de la comida, ya sea carne, arroz, salsa de tomate o algún aderezo, su queso preferido, entre otros.

La experta sugiere “reforzar los comportamientos positivos de tu hijo cuando come bien e ignorar la mala conducta o actitudes negativas, de esta manera no las repetirá”. Implementa las técnicas que te mostramos para mejores resultados.

1. Raciones pequeñas. Coloca distintos tipos de alimentos en el plato, pero en pequeñas cantidades. Esto hará que tu hijo no sienta que está comiendo mucho de algo que no le apetece. Alterna los vegetales de siempre con otros que no acostumbra comer para que se vaya adaptando; de esta manera estará ingiriendo los nutrientes que necesita.

2. Cocina con tu hijo. A los niños les emociona realizar actividades de adultos, ¿por qué no cocinar juntos? Solo debes tener cuidado con la manipulación de utensilios calientes y cortopunzantes. Al preparar los alimentos con tu hijo, estarás incentivando su apetito y él querrá comerse todo.

3. Déjalo decidir. Ofrécele comida y, pasado un tiempo determinado, retírala si ya no quiere. Permite que tu pequeño decida qué verduras se le antojan más. No lo presiones ni entres en conflictos para que coma; de esta manera, él verá el alimento como algo natural. Si por el contrario, lo obligas a comer algo que no quiere, terminará odiándolo.

4. Hazle figuritas. Probar las verduras de diferentes formas y texturas es una superidea, de esta forma, estarás estimulando el área sensorial del niño en los sentidos de vista, olfato, y tacto. Corta los alimentos en formas llamativas, intenta hacer su personaje favorito y juega con los colores de cada uno.

5. Llévalo de compras. Procura llevar a tu hijo de vez en cuando a hacer las compras en el supermercado, siguiendo las medidas de bioseguridad. Es muy conveniente que los niños sean quienes escojan las verduras y frutas, así se sentirán tomados en cuenta y con responsabilidades. También es aconsejable involucrarlos en la plantación de hierbas comestibles y demás vegetales para que, al ser cosechados en casa, aprendan más de cada una, se motiven a comer y se diviertan en el proceso de siembra.