¿Cómo reorganizar el espacio de estudio?

Expertos sugieren la creación de microambientes en casa

Así como la pandemia modificó la vida diaria, también la manera de estudio y la interacción social. Por ello, es importante que para las labores escolares se dedique un lugar especial en donde los pequeños puedan concentrarse y trabajar de manera armónica.

La pedagoga Susana Urbina recomienda la creación de microambientes que se destinen en específico para diferentes actividades que se realicen durante el día para apoyarlos a tener más orden, mayor movilidad y una cotidianeidad más establecida.

"Llevar a cabo una rutina dentro del mismo espacio puede hacernos sentir estresados, desconcentrados o angustiados. Esto es más evidente en los niños, ya que ellos necesitan una atmósfera que propicie la concentración y los ayude a delimitar sus horarios de tareas", comentó la especialista en Educación Preescolar.

Para motivar a que pase más tiempo en ese sitio y se sienta agradable es imperativo que se tome en cuenta la opinión y gusto de los niños, en función de que imprima su toque personal.

Sin importar la dimensión de cada vivienda, busca algún rincón con buena iluminación que permita colocar un pequeño escritorio o mesa para trabajar. Trata de que sea lo más alejado del ruido de la calle, aparatos electrónicos u otros distractores que intervengan en el proceso.

El despacho C-37 Design Studio aconseja que puede situarse en una habitación, sala, hall o en una mesa que no se utilice, pues la idea es que el niño sienta que es suyo y que se acondicionará de acuerdo a sus deseos.

"De preferencia, la zona que se adapte debe situarse cerca de una ventana, aunque se puede complementar con una lámpara, de preferencia, suspendida sobre el área para que proporcione una iluminación óptima y no afecte su vista", estableció la cofundadora del estudio Mercedes Cano.

Lo ideal es que el mobiliario sea ergonómico, es decir que se adapte al tamaño y estatura de los pequeños para que la mesa tenga la altura adecuada con respecto a la silla -cuyo respaldo debe de ser recto-, que facilite la escritura y la realización de actividades de motricidad fina.

También, la paleta de colores es de gran influencia, en este caso los neutros con tonalidades en la gama de grises blanco y beige para muebles y paredes son elementales para mantener la atención. La incorporación de marcos, tableros o imágenes versátiles con los temas que está revisando o que quiere reforzar es una gran alternativa.

"Consideramos que los vivos pueden llegar a cansar e, incluso, afectar el estado de ánimo, sin embargo sugerimos agregar elementos decorativos en tonos como el verde que promueve la calma y mejora la concentración, azul que estimula la productividad o naranja que mejora el estado de ánimo", precisó la diseñadora de interiores Krystel Boulos.

Una característica clave es que el material requerido esté en esa zona y así evitar que se levanten constantemente. Asimismo, debe de estar libre de televisores, videojuegos o bocinas, a menos que se requiera una computadora para las clases en línea. Así, poco a poco, se generarán buenos hábitos de estudio.

estudio 2(800x600)
Coloca el escritorio siempre cerca de una ventana




Puntos clave:
1. Encuentra un espacio agradable dentro de casa.
2. Utiliza mobiliario adecuado para el tamaño y altura del niño.
3. Prioriza la buena iluminación.
4. Inclínate por colores neutros en mobiliario y muros.
5. Agrega elementos decorativos versátiles y con colores.
6. Incluye cajas, organizadores y botes para tener a la mano, limpio y en orden el material y los útiles.


¿Cambia el mobiliario en función de la edad del estudiante?
+ Las medidas de una mesa pueden variar de 46 a 65 cm dependiendo de la edad y altura del niño y la altura de la silla debe ser proporcional a la mesa con medidas entre 26 y 39 cm de altura.
+ A partir de los 14 años aprox. el mobiliario adecuado es el de las medidas estándar, 75 cm de altura para la mesa y 45 cm para la silla.
+ Realizar tareas en sillones o camas es poco recomendable, ya que propician la relajación y la inactividad.