Cinco arreglos que puedes hacer con poco dinero

En casa siempre hay cosas o espacios que necesitan ser mejorados

El fenómeno del DIY (Do It Yourself), hazlo tú mismo, surge como alternativa simple, rápida y económica a la contratación de servicios para realizar cualquier tipo de reparación, reforma o cambio en el hogar; pero también en carpintería, música y otros ámbitos de la vida cotidiana.

Es la práctica de la fabricación o reparación de cosas por uno mismo, de modo que se ahorra dinero, se entretiene y se aprende al mismo tiempo. A continuación algunos ejemplos:
1. Usa herrajes sencillos de bronce para atar tus cortinas, son económicos y fáciles de obtener.
2. Cuelga las cortinas más cerca del techo para dar ilusión de un ventanal más grande.
3. Pintar la pared de dos colores genera sensación de techos altos.
4. Para mayor privacidad, cubre tus ventanas de maicena. De esta manera quedarán opacas y apenas se traslucirá la figura.
5. Reemplaza el techo vacío y de un ambiente con una lámpara que lo vista.